Lo más consumido fue comida americana, snacks, carne asada y cerveza

Pachuca.- El partido del Super Bowl (SB) 53, que tuvo lugar la tarde del domingo, dejó a restauranteros de la entidad un repunte en ventas de entre 20 y 25 por ciento, explicó en entrevista el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Alan Vera Olivares.

Pese a que ese evento no reactivó a toda la industria, debido a que fue del gusto de un sector específico de la población, no obstante ayudó a dinamizar las ventas que habían resentido un golpe a causa de factores como el desabasto de combustible, que redujo hasta 50 por ciento la afluencia de consumidores.

Entre lo más consumido para seguir ese evento fue comida americana, snacks, carne asada y cerveza.

En ese sentido, los restauranteros de la entidad, continuó Alan Vera, están muy esperanzados con la celebración del Día del Amor y la Amistad, festividad que elevará hasta en 50 por ciento las ventas en establecimientos del gremio.

Por lo que adelantó que afiliados a la Canirac ya tienen listas promociones, menús y eventos especiales para los enamorados y amigos que buscan un lugar para pasar esa fecha. En total serán 90 establecimientos los que ofertarán estrategias de ese tipo.

“Esperamos que este mes podamos recuperar las pérdidas que se tuvieron en enero por causa del desabasto”, dijo.

En cuanto a la actividad turística registrada con motivo del primer puente largo del año, el dirigente destacó que lugares como Mineral del Monte y Huasca reportaron una baja de turistas, también por el desabasto de combustible.

En ese contexto, consideró ideal esperar a que termine el puente con el fin de proporcionar el corte oficial con datos específicos que permitan determinar si el asueto elevó la afluencia de visitantes.

Cabe recordar que el gremio restaurantero padeció severas afectaciones por la falta de combustible que se resintió a principios de enero.

Esas fueron el encarecimiento de insumos empleados en la preparación de alimentos de 25 por ciento, así como una baja de hasta 50 por ciento en la afluencia de comensales debido a que preferían no salir.

Las pérdidas, dijo en su momento Alan Vera, fueron de entre 10 mil a 15 mil pesos diarios por restaurante.

  • Pese a que ese evento no reactivó a toda la industria, debido a que fue del gusto de un sector específico de la población, ayudó a dinamizar las bajas ventas a causa de factores como el desabasto de combustible

Comentarios