Inicio Opinión Columnas Élites políticas mafiosas y su resistencia al cambio

Élites políticas mafiosas y su resistencia al cambio

357

La ciencia política tiene dentro de sus apartados epistémicos el estudio de los grupos que ejercen poder en cualquier entramado social, destacando autores como Vilfredo Pareto (1848-1923) y Gaetano Mosca (1858-1941), quienes construyeron por gran parte de su vida un cuerpo teórico sobre las élites.

Para esos autores, en todo organismo social existe la preminencia de una persona sobre otra y que se decantan con los procesos electorales. Entonces, la democracia sirve como método de selección de élites y renovación de las mismas. Pero también advierten que existen riesgos y distorsiones en las democracias, cuando esa renovación se eclipsa por la herencia de los cargos y la búsqueda de perpetuarse generacionalmente en el ejercicio del poder, haciendo de la política un negocio familiar.

En la política como negocio, las élites tienen poca movilidad y no se renuevan por muchísimo tiempo porque su estructura está muy bien diseñada para soportar desaveniencias, como sucedió con el PRI en México, que gestó “la familia revolucionaria”, la cual replicó su engranaje en todo el país con la misma fórmula clientelar.

Si estamos de acuerdo en lo general con los postulados conceptuales sobre las élites de esos autores, podemos interpretar que los resultados electorales del primero de julio de 2018 fueron un grito radical de muchas voces que pedían al cansancio: “Queremos otros líderes” y “queremos otro modelo de instituciones”, en respuesta a las viejas prácticas de las élites gobernantes.

Captura institucional: el caso del Congreso del estado de Hidalgo

Los resultados electorales de julio pasado todavía no embonan con la realidad de una parte de la élite atípica del viejo regimen en Hidalgo, que mediante modificaciones a la Ley Orgánica del Congreso del Estado Libre y Soberano de Hidalgo, el 31 de julio de 2018 (un mes después de los resultados electorales) quiere aferrarse al poder e incidir en procesos administrativos, políticos y jurídicos en la actual 64 Legislatura del Congreso hidalguense.

Con esa modificación a modo de la ley, pretenden que la presidencia de la junta de gobierno se pueda rotar. En los últimos días los grupos legislativos y representaciones partidistas han sacado la puntada de relegar al tercer año al grupo legislativo de Morena, hecho sin precedente en todas las legislaturas nacionales y, peor aún, frente al 56.6 por ciento del mandato ciudadano que representa Morena, por encima de todos los grupos legislativos y representaciones partidistas.

Esa pifía de las nuevas minorías (PRI, principalmente) no es un asunto menor, porque es una radiografía del comportamiento nacional de las viejas élites que no conciben la idea de verse alejados del presupuesto público y de los beneficios que les puede traer apoyar esas propuestas espurias, ilegales y mafiosas. Para Gaetano Mosca y Vilfredo Pareto ese comportamineto de los diputados y diputadas sería atípico porque quieren perpetuarse como élites políticas, pero su capacidad para ejercer poder no está respaldada por la voluntad popular, entonces, quieren arrebatar con artilugios legaloides lo que no pudieron ganar en las urnas.

Si ese comportamiento anómalo de los grupos legislativos minoritarios es persistente, puede derivar en actos mafiosos más complejos, plagado de usurpaciones de funciones y captura de las instituciones del Estado, creando espacios a modo para el poder al que sirven.

¿Cuándo perdió la elegancia ese político de antaño?, ese político que se disciplinaba y cuidaba la institucionalidad y dentro de sus códigos estaba cumplir la palabra e incluso frente a resultados adversos.

Lo cierto es que los procesos democráticos necesariamente deben de pasar por una renovación de cuadros que promuevan la movilidad de las élites, con el fin de que no se enquisten y vicien sus funciones, para que en efecto transitemos a una profesionalización de la función pública.

Esperemos que en los próximos días el Congreso del estado de Hidalgo supere ese impasse y se respete la legalidad que exigió el ciudadano en las urnas.

e-mail: mario_cruz10096@uaeh.edu.mx

Comentarios