Pachuca

La Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo (CDHEH) publicó ayer dos recomendaciones por tortura contra la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH), por lo que suman cinco en los últimos tres meses.
El organismo indicó que la procuraduría tiene plazo de 10 días hábiles para señalar si acepta esas recomendaciones.
En ambos casos son acusados agentes de la coordinación de investigación de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, quienes actualmente son parte de la Policía investigadora de la PGJEH.

Detenido en estadio Hidalgo

Una persona fue detenida por agentes acusada de robar en el estadio Hidalgo, quien aseguró que sufrió tortura e interpuso juicio de amparo indirecto, lo cual fue corroborado por la comisión a través de certificados médicos emitidos con base en el Protocolo de Estambul.
En este caso, la comisión recomendó continuar con la carpeta de investigación que inició la mesa auxiliar I, por el delito de tortura en contra de los agentes que pertenecían a la coordinación de investigación.
“Mientras esperaba en los separos uno de los agentes me golpeó con la mano abierta en la oreja derecha, luego otro me pegó un canicazo y cuando me interrogaban preguntándome donde estaba el arma de fuego, me ahogaron siete veces.
“Perdí el conocimiento dos veces y a cachetadas me hicieron reaccionar, y luego en un cuarto oscuro me quitaron los zapatos y me ‘machucó’ los dedos, y después dentro de la celda un agente me ofreció 5 mil pesos por cada pistola ya que dijo que tenía dos.
“Como no era cierto lo del arma no acepté el dinero. Se enojó, abrió la reja y me empezó a golpear”.
La CDHEH expuso: “Esos agentes retuvieron más tiempo del necesario al entonces indiciado y no justificaron las más de cinco horas que tardaron en poner a disposición de la autoridad competente al imputado por los delitos de asalto agravado y robo”.

Detenido en Atotonilco el Grande

La otra recomendación trata sobre una persona que fue detenida en Atotonilco el Grande por agentes de la coordinación.
“Me llevaron a Pachuca a un lugar donde había camionetas como Caravan blancas y ahí me golpearon, echándome agua, amarrándome con vendas de manos y pies y me desnudaron golpeándome. Vendado de ojos, oía que abrían la llave echándome agua en la cara, decían que dijera si era verdad que le pegué a D2, duró esto como una hora.”
La CDHEH señaló: “Fue despojado de sus ropas, le vendaron los pies y ojos y le dijeron que debía aceptar que había matado a Manuel y que si no lo decía “se lo iba a cargar la chingada”.
Por tales hechos, la comisión recomendó iniciar la carpeta de investigación por el delito de tortura.

Comentarios