Pachuca.- Después de que le quitaron la camisa y el pantalón, amarraron pies y manos y lo envolvieron en una cobija, los agentes de la coordinación de investigación, actualmente de la policía investigadora de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH), le advirtieron que aceptara haber matado a un hombre, de lo contrario lo iban a violar.

Así lo narra la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo (CDHEH) en su recomendación del 19 de julio. A la fecha suman tres expedientes por tortura dirigidos al procurador Alejandro Straffon Ortiz, en menos de 15 días.

El organismo solicitó al procurador iniciar investigación por tortura contra los dos agentes, reparación integral del daño y modificar las prácticas de investigación existentes.

Lo iban a violar…

Lo detuvieron en San Antonio el Paso, comunidad de Omitlán cuando conducía su camioneta. Lo golpearon y esposaron. Lo llevaron a un lugar donde subió unas escaleras y fue torturado. Fue recluido en la cárcel distrital de Atotonilco el Grande.

El día de la detención, “le quitaron la camisa y el pantalón, lo dejaron tirado y sin ropa le pusieron una venda en los ojos. Le amarraron pies y manos hacia atrás, envolvieron en una cobija. Señalaron que declararía lo que ellos dijeran, que si no hablaba lo iban a violar”.

“Enredado con la cobija lo metieron al baño y uno de ellos se le subió en el pecho poniéndole un pedazo de cobija en la cara, al tiempo que le echaba agua en el rostro con una cubeta”.

Amenazaron: “hijo de tu pinche madre, vas a decir que tu mataste, con la amenaza de que le iban a echar a un negro para que lo violara”.

“Tres veces echaron agua en la cara, después lo pararon y dijeron hijo de tu pinche madre, si no dices a la licenciada lo que te dijimos, te vamos a violar”, de acuerdo con el expediente de la CDHEH.

Después “subió una licenciada y le preguntó quién lo había golpeado, contestándole que los hombres que lo detuvieron y eran dos. Le preguntó si daría su declaración y respondió que hasta que llegara su abogado”.

“Los sujetos que lo habían detenido se molestaron y dijeron hijo de tu pinche madre, te dijimos que dijeras que mataste, diles así y al caballo lo vamos a detener y a ti te vamos a dejar ir, pero si dices todo como te dijimos”.

La recomendación no intenta establecer la culpabilidad de la persona agraviada, “por el contrario sólo investiga las malas prácticas de investigación por parte del estado”.

Comentarios