El Programa empleo temporal (PET) del gobierno de la República suele tener claroscuros poco descifrables a la hora de hacer un corte de caja. Si bien por un lado es una estrategia para incentivar la economía, la prontitud del dinero deja mucho que desear. Ayer la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que entregará este año a Hidalgo 72 millones de pesos del PET, el cual concluirá en noviembre y beneficiará a más de 28 mil personas. Como un adelanto a esa acción paliativa, pobladores de San Agustín Tlaxiaca recibieron un millón de pesos en cheques y herramientas. Pero fue por allá de 2014 cuando la generosa SCT dejó sin recursos del PET a Ixmiquilpan, Tula, Cuautepec y Xochiatipan, municipios incluidos en la cartera de acciones de la Cruzada nacional contra el hambre. De enero a septiembre de ese año la dependencia desatendió a las cuatro localidades incorporadas a la estrategia federal para abatir el rezago alimentario y la pobreza, esto de acuerdo con el padrón de beneficiarios publicado por la Secretaría de Desarrollo Social. En los primeros nueve meses la SCT extendió en total 3 mil 465 apoyos de empleo temporal en 16 municipios hidalguenses, excepto una sexta parte de aquellos aparentemente prioritarios para el gobierno federal. El programa contribuye al bienestar de hombres y mujeres que enfrentan una reducción de sus ingresos, y de la población afectada por emergencias mediante apoyos económicos temporales por su participación en proyectos de beneficio comunitario. Anteriormente el programa en el estado era entre 12 y 15 millones de pesos, pero en 2016 llegará a los 72 millones en beneficio de más de 28 mil personas de 69 municipios. A falta de dos meses debe tenerse prácticamente concluida la asignación de recursos, algo que a decir verdad ponemos en tela de juicio si recordamos el letargo con el que llega el presupuesto federal a las entidades. ¿La palabra empeñada del gobernador valdrá lo suficiente para suponer que esta vez habrá efectividad? Solo el tiempo lo dirá, por lo pronto faltan dos meses para ver cumplida la meta. De filón. Cayó el primer Ministerio Público por un presunto acto de corrupción, lo que deja entrever que efectivamente no habrá tolerancia a esa lacerante práctica. Pero cómo erradicar un problema de raíz en un país sumido en la cultura del entre.

Comentarios