becarios,Empresas

El coordinador del programa Jóvenes construyendo el futuro Héctor Legorreta no informó quiénes incurren en esa práctica

Pachuca.- Algunas empresas de la entidad piden moche a becarios del programa Jóvenes construyendo el futuro, advirtió ayer el coordinador de ese esquema Héctor Legorreta Cantera, proyecto que a nivel estatal tiene un presupuesto de 2 mil 500 millones de pesos.

Al impartir la plática informativa “Intégrate a Jóvenes construyendo el futuro”, impartida a socios Coparmex, explicó que se trata de empresas que piden a los jóvenes la mitad de su beca (de 3 mil 600 pesos mensuales) a cambio de no presentarse a trabajar.

No obstante, Legorreta no dio detalles de las compañías que cometieron esa práctica.

Se trata, dijo, de una problemática que se ha presentado en todo el país, aunque en este caso, el problema se presenta más en organizaciones de la sociedad civil.

Ante socios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se comprometió a informar los casos reportados en Hidalgo.

En ese contexto, anticipó que las empresas que piden moche serán dadas de baja del programa e incluso podrían ser sancionadas.

A nivel local, a finales de año está previsto que 58 mil 600 jóvenes sean beneficiados por esa estrategia que les permite adquirir experiencia en el mercado laboral.

Desde que arrancó el programa, en enero pasado, a la fecha, 12 mil jóvenes hidalguenses son beneficiarios de ese plan de ayuda que los vincula como aprendices a una empresa a cambio de una beca de 3 mil 600 pesos mensuales durante un año. No obstante, informó que todavía hay 22 mil plazas disponibles.

En el ámbito nacional, ese programa tiene un techo financiero disponible de 44 mil millones de pesos.

El pasado 10 de mayo, la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social Luisa María Alcalde dio a conocer que Hidalgo ostentaba el sitio 11 en número de jóvenes atendidos por el programa a cuatro meses de su implementación por el gobierno federal.

Por su parte, el presidente del organismo empresarial indicó que ser parte de ese programa implica un beneficio para los centros de trabajo, debido a que no tienen que cubrir un salario ni prestaciones.

En contraste, existe una alta oportunidad de encontrar personal con talento notable.

Ese sindicato patronal dispondrá de los servicios de un orientador con el fin de que asesore a las empresas interesadas en sumarse a esa iniciativa.

Cabe mencionar que tanto la empresa receptora como el aprendiz deben someterse a un plan de entrenamiento que consta de diferentes etapas. Al terminar su participación, los jóvenes reciben un certificado de habilidades laborales que permite acreditar la experiencia adquirida.

  • Ante socios de Coparmex manifestó que algunas compañías piden la mitad de la beca (de 3 mil 600 pesos mensuales) a cambio de que no se presenten a trabajar. No obstante, la confederación dispondrá de un orientador para asesorar a agremiados interesados en la iniciativa

Comentarios