No solo es una popular atracción turística del Reino Unido, también es uno de los monumentos religiosos más antiguos del mundo. Sin embargo, a pesar de ser uno de los sitios más emblemáticos en Europa, sus orígenes son aún inciertos; precisamente el desconocimiento sobre las motivaciones de su construcción y la ausencia de datos que clarifiquen su objeto, han detonado toda clase de especulaciones, la más socorrida –y naturalmente improbable– es que Stonehenge es una “creación alienígena”.

Localizado a 130 kilómetros de Londres, entre las verdes planicies de Salisbury, en el condado de Wiltshire, Stonehenge es todavía un misterio. Al margen de la narrativa de ciencia ficción que le circunda, hay un puñado de datos que, en efecto, ahondan en sus enigmas. Por ejemplo, se sabe que su construcción comenzó a finales del Neolítico –3100 aC– y concluyó hacia 1600 aC. Si bien se tiene registro de su utilización como centro ceremonial, se desconocen los motivos para que, de un momento a otro, fuera abandonado.

Por la magnitud del recinto, y la dificultad que implicó su construcción, se cree que Stonehenge era un sitio religioso relevante. Está asociado ritualmente con el Sol y sus movimientos; así, Stonehenge se alinea con la salida de este durante el solsticio de verano, y durante su puesta en el de invierno. Por lo cual es muy probable que haya sido escenario de ceremonias relacionadas con la fecundidad, la vida y la muerte.

La construcción de Stonehenge pasó por tres etapas: en la primera, agricultores de la región construyeron un terraplén y un foso circular de cerca de 110 metros de diámetro; en la segunda se colocaron algunas construcciones de madera al interior del terraplén; pero no sería hasta la tercera etapa cuando adquiriría un perfil similar al actual. Sin embargo, en 1964, luego de algunas modificaciones, Stonehenge adquirió la apariencia que todavía conserva.

Si bien, las grandes rocas sobrepuestas unas con otras, con un alegre verde “campiña inglesa” como fondo, es una imagen emblemática, Stonehenge comparte terreno con otros monumentos prehistóricos ubicados en Wiltshire, como Avebury y Woodhenge, declarados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Semblanza

La misión primordial de este libro es la de eliminar los estigmas, estereotipos y “mala cara” que tiene la ciencia –en especial en este país–. La ciencia, así como el arte o la historia, para ser promovida correctamente tiene que ser platicadita con ejemplos prácticos y de importancia para la vida diaria. La ciencia por sí misma es atractiva y es, esencialmente, el mejor juego que tienen las personas jóvenes y los adultos, ya que esa misma curiosidad que tienen los niños se aplica siempre con las investigaciones y experimentos científicos. El propósito de la ciencia es el entendimiento de las cosas que nos ayudarán a persistir hasta que el cosmos lo permita.

En esta obra se explican los conceptos más emblemáticos de la geología, la biología, la física y la química, así como las relaciones entre ellas y también las aportaciones más importantes que hicieron grandes personajes de la ciencia, sin las cuales no podríamos explicar nuestra existencia ni la de nuestro entorno.

Comentarios