desaparición de personas

Según el primer visitador de la CNDH Ismael Eslava Pérez

LUCÍA TADEO SÁNCHEZ / NOTIMEX
Ciudad de México.- El primer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) Ismael Eslava Pérez aseguró que la desaparición de personas en México no se ha detenido y por el contrario, sigue en aumento en todo el país, con cerca de 30 mil personas desaparecidas, mil 306 fosas clandestinas halladas y 3 mil 760 cuerpos o restos encontrados a la fecha.

“No hemos sabido como Estado mexicano implementar todas las acciones necesarias, no solamente para la atención integral de este flagelo, sino para erradicarlo y en reiteradas ocasiones he señalado que este es un problema complejo, difícil e indignante”, expresó en entrevista exclusiva con Notimex.

Anotó que también es “doloroso, porque tanto el tema de la desaparición forzada de personas y desaparición cometida por particulares es correlativo al de las fosas clandestinas, en donde se han hallado restos óseos o cadáveres; por lo que se tiene que hablar de la necesidad de una política pública integral, que investigue y sancione a los responsables de las inhumaciones clandestinas.

“Además, la violencia, impunidad, corrupción y la inseguridad que se vive en varias regiones del país, son factores que sin duda alguna han propiciado e incidido en este fenómeno.

Los datos mencionados anteriormente fueron presentados en abril de 2017 a la opinión pública por la CNDH en su Informe especial sobre desaparición de personas y fosas clandestinas en México, que abarcó el periodo comprendido del primero de enero de 2007 a septiembre de 2016.

“En este se hablaba de poco más de 37 mil personas reportadas como desaparecidas, pero hace poco tiempo las autoridades federales, incluyendo una autoridad de la Comisión Nacional de Búsqueda, el anterior comisionado (Roberto Cabrera Alfaro), señalaron 40 mil 180 personas desaparecidas”, manifestó.

El titular de la primera visitaduría general de la CNDH explicó que de abril de 2017 a la fecha que dieron a conocerse esos datos, se incrementó en más de 3 mil personas el reporte de desapariciones.

La información oficial que remitieron las instancias de procuración de justicia sumaba 855 fosas, de las cuales se habían exhumado mil 548 cadáveres o restos óseos, pero además, varias hablaban de otros tantos miles de restos que habían sido en su momento exhumados, en relación con fosas clandestinas.

Además, se hizo una investigación hemerográfica, la cual evidentemente no coincide con los datos oficiales proporcionados en ese entonces para el informe, “que por cierto fue aleatoria, es decir, no abarcamos todas las notas periodísticas que hubiesen salido de todas las entidades que reportaban el hallazgo de una fosa clandestina”.

Precisó que en ese momento se hablaban de mil 143 fosas clandestinas, de las cuales se habían exhumado aproximadamente 3 mil 230 cadáveres o restos humanos.

Al actualizar esa información hemerográfica, con un estudio del primero de enero de 2017 al 30 de agosto de 2018, encontraron 163 fosas más, de las cuales se habían exhumado 530 cuerpos. Datos que reconoció, dan cuenta del gran problema que existe en las entidades.

Dicho reporte especial, comentó el primer visitador de la CNDH, contiene 104 propuestas para la atención integral de ese flagelo, las cuales hoy en día se han anunciado por distintas instancias, particularmente por las federales con motivo del relanzamiento del Sistema Nacional de Búsqueda.

En su momento este fue dirigido a la Secretaría de Gobernación; a todas las instancias de procuración de justicia de las entidades federativas; a la entonces Procuraduría General de la República (PGR), hoy fiscalía; al comisionado ejecutivo de atención a víctimas; a las legislaturas de los estados y titulares de los ejecutivos de todas las entidades, entre otras autoridades.

“No obstante, las voluntades políticas reiteradas en diversos momentos y de avances que existen particularmente en el marco jurídico de estos delitos hoy en día, no podemos dimensionar adecuadamente esta problemática, pero sobre todo, atenderla de manera integral”, subrayó Eslava Pérez.

A pesar de que hoy en día subsisten investigaciones ministeriales, el grave problema que se ha identificado es que estas no son homogéneas, apuntó.

“Tienen deficiencias desde dilación, falta de información a los familiares, revictimización a muchas de ellas, así como varias irregularidades en su integración, lo que se traduce en un problema estructural en materia de procuración de justicia y particularmente a nivel de las entidades federativas.”

Sin duda alguna, mencionó, “los resultados obtenidos como Estado mexicano no son satisfactorios, el mejor ejemplo son las observaciones que el comité contra la desaparición forzada de la Organización de las Naciones Unidas ha formulado en relación con este tema”.

Durante la presentación del plan de implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, el subsecretario de derechos humanos, migración y población de la Secretaría de Gobernación Alejandro Encinas anunció que en este 2019 aplicarán un presupuesto de más de 400 millones de pesos para búsquedas.

Comentarios