En cinco sets, Djokovic vence a Nadal

229

Reino Unido.-

En otro juego épico y que nadie olvidará, Novak Djokovic demostró que está de vuelta para pelear el trono del tenis mundial y, con una trabajada victoria en cinco sets, eliminó a Rafael Nadal para instalarse en la final de Wimbledon.

Novak necesitó cinco horas y 14 minutos, repartidas entre el viernes y ayer, para batir a un Nadal que jugó su mejor torneo sobre césped en años. Al final, el de Belgrado se impuso por parciales de 6-4, 3-6, 7-6(11-9), 3-6, 10-8.

Djokovic jugará su quinta final en Wimbledon y buscará ganar su cuarto título sobre la hierba sagrada del All England Club. En caso de vencer a Kevin Anderson, el serbio igualaría a Rod Laver, Reginald Doherty y Anthony Wilding con cuatro coronas en el Grand

Slam londinense.
El partido Nadal-Djokovic se suspendió ayer a las 23 horas de Londres, cuando el serbio acababa de anotar su segundo set (2-1).

Así, el primer juego de la reanudación duró 15 minutos y se lo anotó Nadal con su servicio en la cuarta ventaja de que dispuso, tras levantar dos oportunidad de quiebre de Djokovic.
Nadal rompió luego el servicio a Djokovic y pronto se encontró con un 3-0 a su favor. Pero el serbio se recompuso y empató 3-3.

Sin embargo, el mallorquín era consciente de que su supervivencia dependía de que se jugara un quinto set y pisó el acelerador para anotarse los tres juegos siguientes y llevarse el cuarto set por 6-3.

El quinto y definitivo set fue más igualado y ninguno era capaz de despegarse. Novak pudo hacerlo, pero desperdició una pelota de break para ponerse 5-3 con un mal drive que se fue a la red y Nadal lo igualó 4-4.

Luego fue Nadal el que desperdició dos oportunidades de romper el servicio y ponerse 5-4 y saque a su favor.

Con el 5-5, sin posibilidad de juego de desempate en el quinto set y con ambos apurando sus fuerzas, el partido podía eternizarse, como ocurrió la víspera en la otra semifinal.
Finalmente, la primera bola de partido fue para Djokovic, con 8-7 y servicio de Nadal, pero, en un tenso ejercicio de supervivencia, el mallorquín se anotó el juego.

Comentarios