Faltando una semana para el juego del lunes por la noche que será llevado a cabo en la Ciudad de México, llegamos a la mitad de la temporada, una temporada que ha sido marcada por la abrumadora cantidad de puntos en la que dos equipos reinan cada división, Kansas City y Rams.

La primera mitad de la campaña es historia, se acabaron muchas de las especulaciones y también muchos de los sueños de algunos equipos –sí, Raiders y Gigantes, hablo de ustedes–, pero también nos han generado una gran expectativa por quién pudiera acceder a playoffs.

Hablemos primeramente de las sorpresas. Sin lugar a duda, nadie esperaba que Kansas estuviera con un récord tan impresionante (8-1) y la manera de mover su ofensiva, es una maravilla. Para mí, la segunda gran sorpresa es el renacer de los Santos, claro, son un equipo que nos ha acostumbrado a verlos pelear por el boleto de comodín, pero hoy en día su ofensiva es tan intratable que le quitaron el invicto a Rams.

De las decepciones, creo que la más grande es Dallas, de ser un equipo que proyectaba para poder ganar el Super Bowl, ahora pareciera que se dirige a una seria reestructuración, ¿se acabó la magia de Prescott? La segunda gran tragedia es la de Raiders, el regreso de Gruden parece que solo ha traído cambios y ahora tendremos que esperar a ver cómo vuelve a armar esa escuadra.

La incógnita y, en lo personal, una de las cosas que más me interesa es ver si Green Bay será capaz de reponerse a malos partidos y dejar que Rodgers los lleve una vez más a postemporada. Estemos atentos, esta puede ser una temporada con nuevos aspirantes al título –Texans, Chargers y, por qué no, Bears–.

La semana que viene les traeré un análisis más afondo del Monday Night en el cual, por supuesto que estaremos presentes. Mitad de temporada, no hay excusas, empiezan los juegos de ganar o morir por un boleto a playoffs.

Comentarios