Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Los hidalguenses tuvimos la oportunidad el domingo 3 y lunes 4 de ver y escuchar los discursos y valorar a los candidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y José Antonio Meade, resultando un verdadero contraste en lo que cada quien representa, desde cómo convocaron a sus seguidores, qué propusieron y cómo lo reseñaron los medios estatales, resultando un apabullante éxito para el candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y una gris incursión del priista arropado por la clase política y toda la nómina del gobierno estatal.
Por un lado, el tabasqueño ratificó su visión de transformación del país a partir de un cambio verdadero, comprometiendo una agenda precisa para los hidalguenses a partir de: terminar con la corrupción, reactivar la economía con la reconfiguración de la refinería de Tula, rescatar al campo con mayores recursos y fijar precios de garantía, aumentar los programas sociales para todos los que lo necesiten, combatir en serio la grave contaminación y sus efectos, así como devolver la confianza y la posibilidad de una duradera democracia para lograr una mejor vida para todos los mexicanos, sin distingo. Además –acompañado de Esteban Moctezuma, quien será secretario de Educación Pública en caso de ganar–, ratificó que abrirá nuevamente y de inmediato la escuela normal de El Mexe una vez iniciado su mandato.
En contraste, el aspirante priista dijo balbuceante estar en contra de ello, demostrando absoluta ignorancia sobre lo que representa esta histórica institución formadora de docentes; no habló de los compromisos incumplidos de Peña Nieto, como construir la refinería de Tula y el aeropuerto de Tizayuca, comprometidos en 2012 ante notario; tampoco propuso nada para detonar el desarrollo que Hidalgo tanto requiere, pues solo hizo vagas ofertas para combatir la inseguridad, de apoyar a las mujeres y hacer más universidades, pues según él, la UAEH “está secuestrada”, poniendo así en evidencia su ignorancia y desconocimiento del digno papel y calidad educativa de nuestra máxima casa de estudios.
En cuanto a la participación y entusiasmo de la gente, se vio realmente de qué lado está, pues en los actos masivos que son abiertos, Andrés Manuel se deja querer, es recibido con júbilo y se estima congregó a 8 mil en Ixmiquilpan, 15 mil en Actopan, 10 mil en Tepeapulco y los 20 mil de Tulancingo, esto es más de 50 mil hidalguenses, quienes llegaron de manera voluntaria de todas las regiones del estado en autobuses, camionetas, coches y como cada quien pudo, demostró quién representa la verdadera esperanza.
Por el otro lado, los tres actos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) donde el gobierno del estado se gastó una millonada en montar tres shows que solo fueron para consumo de esa élite en el poder, que lleva casi 90 años mal gobernando este estado, que además –como lo señalaron decenas de voces que ahí estuvieron–, salieron decepcionados, pues no solo fueron acarreados y llevados a la fuerza, sino que tampoco se entusiasmaron, pues José Antonio Meade no hizo ningún compromiso y solo fue un vago discurso de 15 minutos de quien se ve no conoce la realidad ni las condiciones y necesidades de la entidad.
También se escucharon las voces inconformes de muchos trabajadores estatales que fueron presionados a asistir para no perder su trabajo, así como centenas de mujeres, hombres y niños beneficiarios de los programas sociales que también fueron engañados para asistir, so pena de perderlos, situación que es absolutamente falsa, pues dichos programas son ley y no propiedad del PRI.
Demostrando que mientras cada vez es más claro el apoyo a AMLO y que arrasará electoralmente en el estado de Hidalgo, el desprestigio del PRI y de su candidato los lleva directo a una derrota contundente este primero de julio, por lo que hoy vemos como de manera desesperada han echado a andar su maquinaria de compra del voto y de fraude electoral que no les bastará por el repudio, hartazgo y rechazo que hoy tienen entre la mayoría de los ciudadanos.
Quien regó todo el tepache y causó pena fue el gobernador del estado Omar Fayad Meneses, quien con su acostumbrado protagonismo y lenguaje “chistosito”, se desgañitó en contra de los que han salido del PRI, reconociendo según sus palabras “…que han mamado del gobierno, que su candidato Meade es un chingón”, pero el verdadero insulto a los hidalguenses –que lo pinta tal cual es–, es llamar descerebrados a quienes no voten por el PRI. Que pena por ser el mandatario de nuestro querido estado y a la vez actuar como el primer matraquero del tricolor, debe serenarse y está obligado a disculparse públicamente, con esa actitud demuestran desesperación y el pantano en el que están inmersos. ¡No entiende que los hidalguenses ya despertaron!
El próximo miércoles 20 de junio estará nuevamente Andrés Manuel López Obrador, ahora en nuestra capital Pachuca en el cierre estatal, a donde llegarán miles de personas por sus propios medios a ratificar su apoyo al proyecto alternativo de nación, así como él ratificará sus compromisos para detonar el verdadero desarrollo económico y social para los hidalguenses; asimismo, recordará que en nuestro estado no hay alianza con ningún partido y el voto es parejo, y solo por morena cuatro por cuatro.

Facebook: ricardobaptista
Email: [email protected]

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Comentarios