Por fin llegó al Congreso local la tan anunciada reforma electoral que pretende establecer bases más equitativas para la competencia entre partidos en las próximas elecciones locales. La iniciativa fue presentada por el Ejecutivo estatal, pero fue discutida y consensuada por los partidos políticos en el estado, excepto por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que decidió discutir una propuesta por separado. Ahora toca al Congreso local discutir y aprobar, si tal es el caso, la reforma antes del 14 de septiembre para que entre en vigor en las elecciones del próximo año. Entre los puntos medulares de la reforma destacan que el órgano electoral local organizará debates de manera obligatoria para todos los candidatos que participen en una elección, lo cual es positivo porque es un eficaz instrumento para que los votantes conozcan y decidan por quién votar en un ejercicio de contraste de ideas. Lo malo es para los candidatos: no todos están listos para debatir y esto los pondrá en evidencia respecto a su falta de preparación. Otra de las iniciativas busca garantizar la paridad en la integración de órganos de dirección local de partidos políticos en municipios y la postulación de jóvenes en planillas de ayuntamiento en las primeras cuatro posiciones. Esto consolida más el proceso de equidad no solo en cuanto a género, sino en cuanto a la edad de quienes aspiran a un cargo popular, pero también meterá en aprietos a los partidos tan faltos de cuadros y tan poco abiertos a la inclusión. Otros puntos a destacar de la propuesta es que abre la puerta a las candidaturas comunes; establece reglas para la reelección legislativa y también para la sustitución y renuncia de candidatos, laguna que es aprovechada por líderes de los partidos para meter, de última hora, a sus incondicionales o para pagar favores políticos. Veremos ahora a los partidos discutirla en el Congreso y cotejaremos si sus posturas son congruentes con las mesas de discusión convocadas por el Ejecutivo estatal. Por lo pronto, el PAN lamentó que algunas de sus propuestas quedaran fuera, como su idea de empatar las elecciones locales con las federales. De filón. Dice la alcaldesa de Pachuca Yolanda Tellería que la propuesta jurídica que planteó el excandidato Antonio Mota Rojas para terminar el contrato de concesión de parquímetros con la empresa Comuni Park llegó demasiado tarde. Vale, quizá sea cierto, pero entonces quiere decir que los abogados del ayuntamiento se durmieron. O quizá, convenientemente, no se dieron cuenta que había otra salida jurídica a este entuerto.

Comentarios