Ahora las montañas de arsénico, plomo y cianuro, que dejan años de excavación, crean un oasis insondable y apocalíptico en medio de la urbe; son los fantasmas de la minería.

En la vida,  todo es una metáfora

Comentarios