¿Sabías que?

 

La protesta constitucional como lo escribimos en nuestro artículo anterior es un acto relevante, formal y protocolario que debe rendir todo funcionario público y ha adquirido un valor cívico importante.

El juramento, protesta constitucional o promesa, es declarar un ánimo que una persona tiene para ejecutar una cosa, hasta cumplirla. Incumplir esta promesa va en contra de la misma Constitución, ahora bien, si no existe fidelidad a la promesa constitucional, si no existe rectitud, la fórmula de protestar no tiene sentido que se haga.

Hay que recordar que en la protesta constitucional se encuentran conceptos como lealtad y patriotismo, y estos pueden ser causa de traición a un mandato constitucional y traición a la lealtad al pueblo.

El mandato constitucional tiene su fundamento en el sistema representativo, en el que el pueblo se gobierna por medio de sus elegidos, precisamente se creó la figura civilista del mandato, para robustecer la idea del ejercicio del gobierno por medio de representantes, pero parece ser que nuestros representantes ahora no ejercen la democracia, no respetan la protesta constitucional y atentan contra las mismas instituciones, por ejemplo, cuando un gobernador propone un decreto y va en contra de la voluntad del pueblo o cuando un Congreso local aprueba algo que está en contra de una autonomía de una institución, con esto tendríamos los referentes en que se evade la responsabilidad, o no se cumple fehacientemente con el pueblo, son francamente un engaño y una traición al mismo pueblo y a la Constitución.

Si la protesta constitucional no se respeta, es simplemente un acto protocolario y solemne, entonces nos veremos ante el caso de que más adelante el titular del Ejecutivo puede enviar, por cualquier medio de los previstos por la ley, su protesta constitucional. En términos jurídicos estaría presentándose al Congreso a rendir su protesta y no habría impedimento alguno, es decir, sin estar presente, o bien, desde su casa tomar protesta y el pueblo viéndolo por televisión.

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.”
¡Usted qué opina!

Comentarios