Pachuca.- En noviembre de este año sería posible que las librerías de México ya no paguen impuesto al valor agregado (IVA), expuso Carlos Anaya Rosique, expresidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Durante su asistencia a la 32 Feria Universitaria del Libro (FUL), el hombre con 50 años de experiencia en el sector participó en el arranque del quinto Encuentro de Libreros, donde recordó que la actual legislatura retomó dicha propuesta.

“Consideramos que esta iniciativa se presentará en los primeros días de septiembre en la Cámara de Diputados, las comisiones de cultura, hacienda
y educación están de acuerdo, y
luego, pasaría al Senado, de tal manera que esperamos que para noviembre esto sea ya una realidad”, explicó.

Dicha propuesta consiste en que el IVA sea devuelto a las librerías con el fin de que esos comercios lo reinviertan.

Durante el evento, y previo a su conferencia “Hacia un panorama de tasa 0% en IVA”, Carlos Anaya Rosique recibió un reconocimiento por su trabajo en el fomento a la lectura y al impulso de la labor de quienes intervienen en el proceso de hacer llegar los libros a la sociedad.

El también presidente de la Coalición del Acceso Legal a la Cultura destacó que de acuerdo con datos de la Cámara en el país existen mil 590 librerías, de las cuales 487 están en la Ciudad de México, 135 en Jalisco y seis en Campeche.

“Lo grave es que en todos estos años en los que la población ha crecido de manera bestial, las librerías solo han aumentado 50 por ciento. Hay un problema por ahí que no se ha atendido, yo diría que alguien no hizo su trabajo, algunos gobiernos no hicieron lo que tenían que hacer para impulsar la lectura y los espacios donde se lee”, aseguró.

Anaya Rosique enfatizó que las librerías son más que un espacio de venta, pues las considera un espacio de difusión cultural.

“Ser librero no es trabajar en una librería solamente. Es en estos espacios donde se da la posibilidad de acceder a materiales que ayuden a construir la ciudadanía”, externó.

Además, agregó que ese sector es una industria cultural, “somos una industria que apuesta al desarrollo de la lectura. No hacemos zapatos, no vendemos zapatos, hacemos libros, creamos las ideas, comercializamos las ideas y hacemos que la gente desarrolle las ideas”, concluyó.

  • La actual legislatura federal retomó la propuesta, que consiste en que el impuesto sea devuelto a esos comercios para que lo reinviertan. Durante su participación en la fiesta de las letras, Carlos Anaya recibió un reconocimiento por su trabajo en el fomento a la lectura

Comentarios