En tiempos de Covid-19, saca provecho a las utilidades

838

Pachuca.- De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, si laboras para una empresa tienes derecho a recibir utilidades, prestación que en estos tiempos de pandemia resultará un alivio para todos, sin embargo, por la misma razón debes sacarle el máximo provecho, en esta edición de “Consejos para el bolsillo” te diremos cómo.

Primero, debes saber que las personas morales, es decir, las empresas tienen hasta el 30 de mayo para pagarlas. En tanto, las personas físicas con actividad empresarial con empleados a su cargo deberán atender esa prestación a finales de junio.

El monto que recibes nunca es fijo, sino que se contabiliza según los días trabajados y el salario que recibes actualmente; es decir, mientras más días laborales acumules en tu centro de trabajo, mayor será el monto que recibas.

Y sí, es un hecho que son dinero extra, por ello es muy importante planear bien el uso que le darás a ese dinero, sobre todo porque la contingencia sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus (Covid-19) dejará una crisis profunda en materia económica para la que hay que estar preparados.

Por ejemplo, usar tus utilidades para crear un fondo de emergencia, es una de las tantas alternativas para dar buen uso a esa prestación que te ganas con mucho esfuerzo (así que evitar derrocharlo en gastos hormiga).

A continuación te presentamos nuestra guía de consejos para sacarle el máximo provecho a tus utilidades.

  1. Pagar deudas. Si tienes deudas, lo mejor que puedes hacer es liberarte de ellas, pues ello te devolverá tranquilidad. Si no es posible liquidarla por completo, la opción es usar el dinero para liquidar una parte, sobre todo de las que tienen mayor interés, como es el caso de la tarjeta de crédito.
  2. Crea un fondo de emergencia. Nadie esperaba una crisis como la provocada por el Covid-19. De un momento a otro, muchas personas se quedaron sin su fuente de ingreso o bien las ventas en los negocios se desplomaron por completo. Por ello, una buena idea es crear tu propio fondo de emergencias, por ejemplo, puedes disponer la mitad y de ahí en adelante hacerlo crecer ahorrando una parte de tu sueldo. A largo plazo te sentirás muy orgulloso de ti mismo y sobre todo estarás listo para hacerle frente a un mal momento, en caso de que suceda.
  3. Reparaciones en el hogar o mantenimiento del auto. En la casa siempre hay necesidades y que mejor manera de aprovechar las utilidades para cubrir alguna de ellas. Renovar la pintura, cambiar tu colchón o hacer reparaciones que has aplazado por mucho tiempo son una buena opción. También puedes aprovechar para afinar el auto o cambiar las llantas, pues al final mantener un auto en buenas condiciones a largo plazo te ahorra dinero.
  4. Invierte. Es un hecho que nadie recibe una millonada, pero no pases por alto la opción de destinar un parte o todo para abrir una cuenta de inversión que te deje algún rendimiento. Checa todas las opciones disponibles en las instituciones bancarias.

Dudas frecuentes y sus respuestas

¿Quiénes tienen derecho al reparto de utilidades? Todos los trabajadores que laboren al servicio de un patrón.

¿Quiénes no tienen derecho al reparto? Directores, administradores y gerentes generales; socios y accionistas; trabajadores eventuales que hayan laborado menos de 60 días al año al que corresponda el año del pago de utilidades; profesionistas, técnicos y otros que mediante el pago de honorarios presten sus servicios sin existir una relación de trabajo subordinado, y trabajadores domésticos.

¿Cómo se determinan individualmente para los trabajadores? La mitad conforme a los días trabajados y la otra mitad de acuerdo con el monto de los salarios percibidos.
¿Cuándo deben pagarse? La obligación se genera del primero de abril al 30 de mayo tratándose de personas morales (empresas) y del primero de mayo al 29 de junio si se trata de personas físicas. Para el cobro se tiene el plazo de un año a partir del día siguiente en que se genere la obligación.

¿Quiénes no están obligados a pagar utilidades? Las empresas de nueva creación; las instituciones de asistencia privada que con bienes de propiedad particular ejecutan actos con fines humanitarios de asistencia, sin propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios; el IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia; las empresas que tengan un capital menor al que fije la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria.

Comentarios