En tres meses murieron dos tigres del Bioparque de Pachuca

421
tigres

Pachuca.-

Dos tigres fallecieron entre noviembre y enero en las instalaciones de la unidad de rescate, rehabilitación y reubicación de fauna silvestre (URRRFS) que alberga el Bioparque de Pachuca, uno por causas naturales y otro por eutanasia, confirmó la directora del lugar Jacqueline Rivas Villareal.

En conferencia de prensa, la directora de la URRRFS explicó que el tigre Omar, con cerca de cuatro años como residente de la unidad, falleció por causas naturales a raíz de una enfermedad degenerativa e insuficiencia renal.

“Él fallece el 18 de noviembre del año pasado, nosotros llegamos en la mañana y ya había fallecido, nos dedicamos a hacer la autopsia y la causa de muerte fue una insuficiencia cardiaca congestiva y aparte tuvo un edema pulmonar”, dijo sobre el ejemplar proveniente de Veracruz.

En el caso del otro tigre, Khali, quien residía en la URRRFS desde 2014 por donación directa de Yucatán, llegó sin garras y colmillos, además tenía una enfermedad degenerativa articular e insuficiencia cardiaca, común en los tigres, de acuerdo con Rivas Villareal.

Por lo que una vez analizada su salud, decidieron consultar con especialistas, quienes recomendaron realizar la eutanasia humanitaria al animal, misma que se dio el 13 de este mes.

“Ambos ya son ejemplares entre 18 y 20 años, que obviamente en vida libre ya no llegan a esa edad y en vida en cautiverio se estima entre 15 y 18 años lo que pueden estar viviendo.”

Trasladarán a cuatro felinos

Además, la directora de la unidad comentó que renunciaron a ser depositaría de los felinos Acbal, Maylo, Dany y Selva, pues son ejemplares que están en buenas condiciones, y luego de tres o cuatro años es necesario que tengan un espacio más grande, por lo que están a la espera de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) los reubique.

Reviran denuncias de exdirectora

El miércoles, la exdirectora y fundadora de la unidad Erika Ortigoza Vázquez denunció a través de redes sociales la muerte de los tigres, el deterioro de la oso negro Lula Vitoria y el león Sansón, además del deceso de dos monos arañas y una boa que no tiene alimentación por meses.

Jacqueline Rivas refirió que en ese sentido Sansón presenta una alergia, por lo que lo están atendiendo, mientras que la boa come de acuerdo con su metabolismo cada tres semanas y media.

La actual directora explicó que la unidad gasta 60 mil pesos para la alimentación de los 56 animales, entre frutas, verduras y carne, luego de que ajustaran la administración financiera del lugar, en la cual encontraron anomalías y una observación con respecto a la cuenta pública de 2016 de la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH), por falta de controles administrativos y financieros.

El miércoles,
la exdirectora
y fundadora de la unidad Erika Ortigoza denunció la muerte de los ejemplares, el deterioro de la oso negro Lula Vitoria y
el león Sansón, además del deceso de dos monos arañas
y una boa que no tiene alimentación por meses

Comentarios