Múnich.- El armamentismo en el orbe cobra el mayor impulso en 10 años encabezado por Estados Unidos (EU), lo que amplía la brecha sobre otros países, que en total aumentaron el gasto de militares de defensa en el mundo en 4 por ciento en 2019, con respecto a la cifras de 2018.

Según el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), que publicó ayer en el marco del inicio de la 56 Conferencia de seguridad de Múnich, a EU le siguen en gastos de defensa China, Arabia Saudita, Rusia e India.

El presupuesto militar de Estados Unidos representó 685 mil millones de dólares, seguido de China por 181 mil millones, Arabia Saudita con 78.4 mil millones, Rusia con 61.6 mil millones e India con 60.5 mil millones de dólares.

Tanto Washington como Beijing aumentaron los gastos en defensa 6.6 por ciento, pero IISS explicó que la trayectoria de ambos es divergente, porque el aumento del presupuesto de EU fue el mayor en 10 años, mientras que en China si bien aumentó, el ritmo de crecimiento se está desacelerando.

En el Bayerischer Hof, donde fue presentado el informe, el director del IISS, John Chipman indicó que “los gastos militares globales aumentaron con la progresiva salida de las economías de la crisis financiera de 2008 y debido a una mayor percepción de amenazas”.

Al respecto, en su informe de enero, el Centro de Análisis de Comercio Mundial de Armas reportó que Estados Unidos sigue como el principal vendedor de armas en el orbe, con lo que el mercado mundial armamentista alcanzó la cifra más alta del siglo por 92 mil millones de dólares en 2019.

En la venta de equipos bélicos, EU reportó del total el 42.12 por ciento, es decir 38 mil 775 millones de dólares, mientras que Rusia tiene el 15.4 por ciento con 14 mil 144 millones de dólares.

Al inaugurar hoy la 56 Conferencia de seguridad de Múnich, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier acusó a Estados Unidos, China y Rusia de poner en peligro el orden internacional con medidas egoístas y una dinámica cada vez más destructiva de la política mundial.

Comentarios