ALEJANDRA RODRIGO
Pachuca

Una nube de humo cubrió el escenario, mientras escuchábamos el erotismo de la pieza “Sleepwalk”, de Santo & Johnny. La belleza de tres hombres en constante seducción propicia las relaciones físicas, violentas y amorosas de unos seres viviendo en un infierno repetido. No hay salida cuando “no sabes nada de la desgracia, si crees que se puede elegir”.

Una interesante propuesta basada en la obra Severa Vigilancia de J Genet fue traída desde Chile para ser parte del quinto Festival Latinoamericano de Teatro CLT. Un gran esfuerzo del creador escénico Álvaro Muñoz, organizador de este festival con sede en Pachuca, quien ha trabajado durante varios años para promover y ampliar la oferta cultural en el recinto escénico a su cargo, la sala Siqueiros. Una labor que merece ser admirada y apoyada por los demás artistas, instituciones y la sociedad en general.

Es importante recordar que la cultura es un derecho y una obligación del ciudadano, y es parte de la responsabilidad de los habitantes de Pachuca preservarla y hacerla crecer. La oferta existe, muchos artistas han dispuesto espacios para el consumo del arte, el gran objetivo es modificar las relaciones humanas por medio de actos escénicos que inviten a la reflexión y a la elevación del espíritu, por un pensamiento crítico y propositivo. El consumo de las bellas artes nos hace caminar hacia la evolución humana.

Comentarios