Encuentran otro bebé sin vida en planta tratadora

197
bebé sin vida, planta tratadora

Pachuca.-La mañana de ayer fue localizado el cuerpo sin vida de un bebé de aproximadamente siete meses de edad en un camión compactador de basura al interior de la planta tratadora de aguas residuales de Atotonilco de Tula, lugar en donde hace 10 días fue hallado también el cuerpo de otro bebé.

El reporte ocurrió cerca de las 7:30 horas; la Policía municipal tomó conocimiento de los hechos y posteriormente arribó el personal del Ministerio Público, quien ordenó levantar el cuerpo.

Pero apenas el pasado 26 de julio, el C4 Tula recibió un reporte similar sobre un bebé sin vida en la misma planta tratadora, cuando el operador de una máquina cuchara conocida como “almeja” al sacar arena del fondo del canal detectó el cuerpo sin vida de un bebé de meses de edad. No obstante, hasta el cierre de esta edición ni las autoridades estatales, ni los encargados de la planta, habían emitido algún posicionamiento al respecto.

Por otra parte, a solo 30 minutos de ese lugar, en el vecino municipio de Tula, el pasado 27 de julio fue hallado cuerpo sin vida de un menor de 11 años que previamente fue reportado como desaparecido; el hecho generó que la población del lugar saliera a manifestarse a las calles al día siguiente para exigir justicia.

Sin embargo, ninguno de esos casos está contemplado aún en las cifras que proporcionó la unidad de transparencia del Poder Ejecutivo de Hidalgo a este diario, mismas que revelan que de enero de 2017 a abril de este año ocurrieron en el estado 17 homicidios en contra de menores de edad.

Hace unas semanas, durante el Encuentro Intersectorial, Agenda de Prioridades para poner fin a la Violencia contra Niñas, Niños y Adolescentes, Ricardo Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), alertó que cada día son asesinados tres niños y bebés en el país.

En ese sentido, en Hidalgo la tasa de defunciones por homicidios de menores de edad es una de las más bajas con una incidencia de 0.7 a 1.4 casos, inferior a la media nacional que es de 3.4; no obstante, en lesiones intencionales el promedio del estado es superior con un registro de 47.6 a 70.2 casos por cada 100 mil menores de edad, por encima de la media que es de 25; lo anterior, según el estudio Violencia contra niñas, niños y adolescentes: consideraciones conceptuales, metodológicas y empíricas para el caso de México, publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Comentarios