En campañas electorales principalmente, las encuestas se han convertido en referencia de valor para los participantes. A medida que se acerca la fecha de la elección se vuelen indicativas de simpatías o de identidad, con muestreos de diversas formas, como pueden ser llamadas telefónicas, o de casa en casa, preguntando sin distinción, en diversos estratos, cuáles son las preferencias.

Regularmente son coincidentes, si bien no en porcentajes, si orientan hacia donde, al final, se inclinará la balanza entre ganadores y quienes no lograrán mayorías de sufragios.

Antes se decía que muchas se hacían “a modo”, con un sentido económico, de acuerdo con posicionamiento de partidos, y lo que pudieran disponer, como parte de operativos de campaña.

Hoy, hay entidades muy reconocidas que se ajustan a lo que recaban y, en consecuencia, adquieren mayor credibilidad.

Pasados los procesos, ya es común que se realicen mediciones sobre la penetración que han adquirido quienes encabezan posiciones importantes, sobre todo el presidente de la República o gobernadores, igualmente, funcionarios responsables de tareas que en especial interesan al grueso de la opinión pública.

Un ejemplo muy cercano son las que recientemente dio a conocer El Universal, tanto en lo que se refiere a Andrés Manuel López Obrador y otra en muestra de Análisis de Reputación Mediática de Actores, con perfiles de los secretarios del gobierno federal.

En lo que se refiere a AMLO, el conocido medio informativo precisó que de agosto a noviembre la aprobación al trabajo del mandatario había disminuido de 72.7 por ciento a 58.7 por ciento.

En esencia relacionaron el ligero declive con los sucesos de Culiacán y el atentado a la familia LeBarón con la muerte de nueve personas, seis de ellas menores de edad.

Y en esto se reconoció que el impacto negativo se fundamentó en que no se han coronado acciones comprometidas para abatir la inseguridad y la violencia.

Esto es reflejado en los análisis de reputación mediática como con Alfonso Durazo a quien tácitamente se responsabiliza de que no aumenten los resultados en la batalla contra el crimen organizado.

También el desgaste de AMLO va muy de la mano con sus intervenciones en las conferencias de prensa mañaneras, cuando se aferra a respuestas, generalmente largas, y no admite confrontaciones y si las hay les antepone calificativos de fifís o de mala intención por parte de sus adversarios.

Aunque algunos se preocupan y llegan a afirmar que su popularidad viene en declive, hay que reconocer que el tabasqueño es de aquellos que se marcan metas y no ceden un ápice en modificarlas, como fue la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, sustituyéndolo por el que ya está en proceso, el de Santa Lucía, el Tren Maya, la nueva refinería y otro tipo de nuevas acciones.

Ciertamente no habrá un jefe de estado que obtenga unánimes calificaciones por su labor, y estas caídas en preferencias deben entenderse hasta naturales, de acuerdo con su encomienda.

Se cumple en la UAEH

El fortalecimiento de la educación superior en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo se desprende de lo que expresó el rector Adolfo Pontigo Loyola, durante ceremonias en que 581 egresados recibieron título y cédula profesional.

Subrayó que el Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) estrenó a principios de este año una biblioteca única en América Latina, y que sigue el Centro de entrenamiento de biología y química, incluyendo una planta piloto de alimentos.

Significan una inversión de 850 millones de pesos.

También se refirió a la Torre de posgrados, ya con un avance de 68 por ciento y mil millones de pesos en la obra.

Pontigo Loyola comentó que el organismo internacional Time Higher Education (THE) reconoce solo a mil 300 universidades en el mundo por sus estándares de calidad y que la UAEH está en la posición 1001 plus y es una de las 17 de México reconocidas por ese ranking global, el cual ubica a la Autónoma de Hidalgo como la cuarta mejor universidad del país.

Pronto no habrá boda

Tehuacán es un atractivo municipio poblano, que, en especial se identifica nacionalmente por el agua que produce, complemento en infinidad de mezclas.

Ahora, lamentable, adquirió notoriedad después de que su alcalde Felipe Patjane Martínez fue detenido en el aeropuerto de la Ciudad de México bajo los cargos de uso ilícito de facultades y atribuciones en perjuicio del ayuntamiento.

Esto ocurrió a horas antes de intentar efectuar su matrimonio con Paulina Vargas Sobrado, exdirectora de Turismo y Cultura local.

La unión se iba a celebrar en Cuernavaca. La pareja deberá esperar mejores tiempos para su enlace.

Comentarios