Para prevenir que se vendan o consuman

Pachuca.- Desde 2010, el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos AC (Singrem) opera en la entidad para prevenir que se vendan o consuman medicamentos caducos.

La campaña “Limpiemos Hidalgo de medicamentos caducos” tiene como objetivo proteger a la población de esos fármacos, así como contribuir en el cuidado del medio ambiente y evitar el mercado ilegal de ese tipo de residuos considerados como peligrosos.

El plan de manejo de Singrem, que impulsa la industria farmacéutica Canifarma (Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica), ha logrado la colocación estratégica de 219 contenedores especiales distribuidos en cadenas de farmacias, presidencias municipales, cámaras de comercio y centros de salud, con los cuales se han recolectado y destruido más de 62 toneladas de medicamentos caducos en el país, gracias al trabajo en conjunto con autoridades de salud y del medio ambiente y más de 100 laboratorios farmacéuticos adheridos voluntariamente al programa.

La industria farmacéutica también enfrenta el robo de medicinas para venderlas en tianguis. En un recorrido por las dos principales zonas de ambulantaje en el centro de la capital, este medio constató que no existe esa venta ilegal.

No obstante, no se descarta que vendan medicamentos o suplementos vitamínicos en otros espacios del comercio ambulante.

En la Ciudad de México, Reforma constató la venta de medicinas en la vía pública y sin las precauciones debidas.

En la ciudad se vende un antiácido, que regularmente cuesta en farmacias 147 pesos, en 28 pesos.

Otro medicamento para problemas de próstata vale mil 500 pesos, pero en los tianguis se oferta por 300 pesos.

Lo mismo sucede con un multivitamínicos, que de mil 500 pesos se encuentra en 300, o una caja de pastillas para la diabetes que de 780 pesos se vende en 400.

Salvador Chiprés, presidente del consejo ciudadano, adelantó que el gobierno capitalino alista un plan conjunto con farmacéuticas para combatir desde el robo a laboratorios, farmacias, hasta la venta ilegal de los artículos en calles que, desde 2014, ha sido reconocido por las autoridades, sin que se haya frenado.

Comentarios