Bernardo Ángeles Santillán

Como no, es un tópico escuchar que el deporte es benéfico para todos los aspectos, como la salud, el bienestar físico y mental.

Además, la persona que empieza a practicar ejercicio físico nota una gran mejoría en diversos niveles, tales como la respiración, logra dormir mejor, más descansado o incluso estar más motivado y con mayores dosis de energía al día.

Como sabemos, los beneficios que aporta el deporte son numerosos, sin embargo, en este artículo vamos a centrarnos exactamente en las enfermedades que previene.

Muchas personas conocen el poder del deporte para bajar de peso, pero son pocas las que se centran en otras causas. Hoy en día la práctica del deporte es recetada por los médicos incluso para prevenir enfermedades antes de su aparición.

El riesgo de desarrollar una enfermedad disminuye enormemente si se realiza alguna actividad física, especialmente indicado por un entrenador personal.

Veamos cuales son las enfermedades que logramos reducir:
1. Osteoporosis. La actividad física es un elemento esencial para prevenir lesiones o fractura de huesos, así como para mantenerlos sanos.

2. Depresión y ansiedad. Son dos elementos muy importantes y los dos, así como el estrés, suelen desaparecer cuando practicas deporte. El ejercicio no trabaja solo a nivel físico, sino también a nivel psicológico. Es importante para la motivación y la superación.

3. Hipertensión arterial. El deporte reduce a más de la mitad el riesgo de hipertensión realizando una actividad de manera regular.

4. Obesidad y sobrepeso. El deporte es muy útil para luchar contra ciertas patologías, pero más contra el sobrepeso. Según el tipo de deporte que elijamos será más eficaz o menos, lógicamente el ejercicio aeróbico es esencial para eliminar grasas de forma rápida.

5. Lumbalgias y otras enfermedades musculares. Para tratar lumbalgias y dolores musculares es esencial la práctica del deporte, un tipo de deporte acertado tales como pilates o practicar técnicas de relajación o estiramiento nos confortará y notaremos muchas mejorías. Además de eso, con la práctica continua el fortalecimiento del músculo irá en aumento.

6. Alzheimer y otras similares. La actividad física reduce enfermedades también mentales como el Alzheimer. El ejercicio físico es una parte básica de un estilo saludable de vida.

Hacer ejercicio de forma regular puede frenar o ralentizar en la vejez el desarrollo de demencias como el Alzheimer. Uno de los beneficios es el aumento de la longevidad y disminuye la mortalidad sobre todo enfermedades crónicas. Se determina que la vida se puede prolongar de tres a cuatro años si se practica una hora de deporte a la semana.

Envejecer con buena salud y buen aspecto físico es otra de las grandes ventajas de la práctica del ejercicio.

8. Sexualidad. La práctica de deportes produce beneficios en la vida sexual, produce una buena resistencia, además de buena función eréctil y mejora las relaciones sexuales a lo largo del tiempo.

9. Niños y adolescentes. En niños puede ayudar a reducir o incluso a la desaparición de enfermedades crónicas, tales como el asma o determinadas alergias. Además, ayuda a superarse y desarrollar factores de coordinación, de humanidad o de trabajo en grupo. Por todo ello, empiezan por forjarse mejor autoestima y mejora el rendimiento en la escuela así como en el hogar.

Como vemos, la práctica del ejercicio no es solo beneficios a nivel estético o superficial, sino que aporta numerosos beneficios en nuestro organismo, entre ellos el más valioso que tenemos, el vivir la vida de una forma más larga y saludable.

Comentarios