La Alianza del Pacífico es una alianza de países que incluye a México, Chile, Colombia y Perú, y que fue constituida en Paranal, Chile, lugar donde se ubica uno de los observatorios astronómicos más grandes del mundo. El país austral, quien fue anfitrión, es un fuerte promotor de esta unificación, que tiene como objetivo crear un área de integración profunda que permita mayor bienestar e inclusión social, libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.
Según Alfredo Moreno, los países involucrados “representan un mercado de 215 millones de consumidores con ingresos per cápita de 13 mil dólares, que puede convertirse en una plataforma de integración económica, comercial y de proyección al mundo”.
Estas alianzas estratégicas con gran visión de futuro, por fortuna, no solo se observan en el plano comercial, también se observan en el plano académico y una muestra de ello es la reciente visita a nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), por parte de Ricardo Núñez, quien es embajador de la República de Chile en México y quien impartió la conferencia “Oportunidades de estudio y cooperación académica con instituciones de educación superior en Chile”, donde manifestó que la relación entre ambos países debe diversificarse más, por lo que invitó a las y los jóvenes a informarse sobre la Alianza del Pacífico. Además, consideró que la UAEH “enfrenta los desafíos en educación superior de la entidad” y que “actualmente los pueblos de Latinoamérica deben unirse más para generar un continente independiente, soberano y al mismo tiempo moderno y justo, por lo que se requieren universidades e institutos de educación superior que enfrenten los enormes desafíos que tiene la humanidad actualmente”, y agregó “se espera lograr un mayor intercambio no solo de estudiantes sino también de docentes, investigadores y académicos de todas las áreas del conocimiento y con ello enfrentar el tema de los cesantes educados que existe en Latinoamérica, lo cual genera frustración y resentimiento, además que deriva en serios problemas de inestabilidad para cada país”.
En efecto, enfrentar los desafíos en educación es algo muy loable y un ejemplo a seguir, porque para enfrentar los grandes problemas de nuestro país, es necesaria una verdadera convicción de aportar, sumando capacidades en el mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, sin rodeos. Porque enfrentar los grandes desafíos como lo ha demostrado nuestra máxima casa de estudios, es un pilar de transparencia a la unidad de nuestro sistema de educación superior, que a la vez propician la unidad de nuestra sociedad.

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorEducación vs ese oscuro objeto del deseo
Artículo siguienteUn respiro al planeta desde Hidalgo
Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.