“Enganchan” huachicoleros a menores

480
huachicol
Pagan a jóvenes entre 500 y mil pesos por vigilar, situación que ha sido detectada en varios puntos de la región, sobre todo en Cuautepec

Para realizar vigilancia en localidades y puntos cercanos a ductos de Pemex

Tulancingo.-

Menores de edad son “enganchados” por huachicoleros para realizar vigilancia en localidades y puntos cercanos a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), con el objetivo de dar aviso a los delincuentes sobre el paso de policías o elementos del Ejército, aseveró Miguel Espejel Huerta, delegado de la Policía estatal en la región Tulancingo.
“Cuando aparentemente vemos a un menor de edad dando la vuelta en bicicleta o motoneta, o simplemente parado en la esquina de una calle, en algunos casos están realizando labores de vigilancia” para las bandas dedicadas al robo, trasiego y comercialización de huachicol.

Trascendió que los huachicoleros pagan a jóvenes entre 500 y mil pesos por vigilar, situación que ha sido detectada en varios puntos de la región, sobre todo en Cuautepec, donde además de vigilar zonas cercanas a ductos, también están ubicados en caminos vecinales, los cuales son vía de terracería utilizadas en mayor medida para el trasiego del producto robado.
La situación fue detectada tanto en zonas urbanas como en localidades más grandes, así como en la cabecera municipal.
En operativos, autoridades se percataron que menores de edad envían mensajes vía Whatsapp a los delincuentes y en algunos casos las bandas delictivas “equipan” a los jóvenes con radios para emitir las alertas.

Los involucrados han admitido ante oficiales que reciben pagos por la vigilancia, que por las cantidades ofertadas no pueden rechazar.
Como parte de las acciones para abatir la situación, las instituciones a cargo de la seguridad pública, por medio de sus áreas de prevención del delito, llevan a cabo pláticas y talleres sobre los riesgos de colaborar en ese y otro tipo de ilícitos.
También se fomentan actividades culturales, artísticas y deportivas, con el objetivo de fomentar valores, así como para generar prácticas positivas, que a su vez requieren disciplina y seguimiento.
Sin embargo, Miguel Espejel aclaró que se requiere el apoyo de padres de familia, en una auténtica participación activa, “pues por más acciones que se realicen por parte de las instituciones, si los padres no ponen atención de sus hijos, poco serviría el esfuerzo”.

 

Comentarios