Pachuca

El rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Adolfo Pontigo Loyola entregó 833 certificados de bachillerato a igual número de jóvenes que terminaron sus estudios en las preparatorias dos e Ixtlahuaco, así como en las escuelas superiores de Tizayuca, Atotonilco de Tula, Tepeji del Río y Huejutla.
Durante el acto protocolario, Adolfo Pontigo destacó que actualmente la universidad no es ni cercanamente a la de hace 30 años, pues gracias a un plan de desarrollo está entre las mejores instituciones educativas. Agregó que quienes dejan las aulas del nivel medio superior a través de esa ceremonia, cuentan con las herramientas para vivir con libertad y plenitud.

Tras hacer un llamado a los estudiantes para que aprovechen su preparación, lamentó que los encargados de resolver las problemáticas no han podido solucionar la pobreza que padece la nación, factor que no permite a algunos el acceso a la educación.
Recordó que hace algunos años la UAEH se comprometió a construir un proyecto, el cual pretende ser uno de los más importantes de la institución: la ciudad universitaria de Tulancingo. Sobre ello, hizo patente su reconocimiento al trabajo de los rectores que han estado al frente de la institución, para cumplir un camino trazado con miras al 2035.
Luego de explicar a los presentes que fue erigido el edificio del área académica de medicina en dicha región, Pontigo Loyola expresó: “Nosotros hemos hecho un esfuerzo, los simuladores que están allí son los mejores de América Latina, en ese tipo de instalaciones están estudiando sus hijos”.

Mostró su gratitud y cariño a padres de familia por confiar en la UAEH para la formación de sus hijos, además de que reconoció el trabajo de profesores y directivos por dar lo mejor de sí en cada una de sus cátedras.
“Podemos ser despojados de bienes, pero jamás podrán quitarnos nuestras ideas, formación, anhelos y aprendizaje. Como egresados han recibido un regalo, pero también un privilegio, porque seguramente sus familias esperan más de ustedes”, enunció.
El director de la Preparatoria dos Marco Romero Castillo felicitó a los egresados y les solicitó ser siempre humanistas, sin dejar de buscar el ampliar sus horizontes.
Enfatizó que la UAEH no ha dejado de trabajar para ofrecer una educación de calidad y aplaudió el esfuerzo de padres de familia, quienes apoyaron siempre a los alumnos para salir adelante. “Detrás de todo hubo siempre un padre, una madre que apoyaron, ellos fueron las partes que dirigieron este gran éxito”, manifestó.

En representación de los egresados, Maricela Cabrera Castro, quien obtuvo promedio general de 9.60, agradeció a familiares y profesores por el apoyo demostrado durante su estancia en la preparatoria. “Estamos seguros que con la enseñanza de nuestros maestros y de nuestra institución, alcanzaremos el éxito”, recalcó.

Comentarios