¿Se ha percatado del despliegue promocional de la figura de Rafael Moreno Valle Rosas, gobernador del estado de Puebla?
Por supuesto que esa promoción es con cargo al erario público poblano, apenas un mínimo porcentaje de los recursos destinados a las obras que supuestamente han sacado a Puebla del atraso económico y social. ¿Y la educación?
Si usted consulta las páginas en las que supuestamente se publican las entrevistas al virrey Moreno Valle Rosas, se llevará un chasco porque, amén de ser unas pobres páginas de Internet, no hay tales entrevistas y los contenidos al margen son pobres, profesionalmente pobres.
¿Cuál es la idea? Es la de pretender burlar a los sabuesos del Instituto Nacional Electoral y aparecer una declaración en una entrevista ad hoc supuestamente solicitada por el editor o reportero de aquella página digital presuntamente especializada en asuntos de salud.
¿Quién frena esa desbordada promoción de Moreno Valle Rosas cuya declaración pública es que quiere ser candidato del PAN a la presidencia de la República y, por supuesto, presidente de la República? Pero, quién o quiénes y de dónde pagan esa promoción. Es gasto público y el INE debe intervenir para frenar esa abierta autopromoción del virrey poblano, porque ha actuado como virrey.
De otra suerte y frente a lo que acontece con los aspirantes que igual se han desbordado, el INE quedará como el convidado de piedra o el organismo que atiende peticiones personales o de grupo para proceder con sanciones en la falsa idea de frenar ambiciones.
Veamos. Ayer, la comisión de quejas y denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó al senador Javier Lozano Alarcón y a las concesionarias de radio en el estado de Puebla retirar un anuncio alusivo al legislador, porque que su difusión podría contravenir la ley electoral.
De acuerdo con los criterios del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que establecen que se tiene que hacer referencia en su contenido a que se difunde en virtud de su cuarto informe de labores y la fecha de rendición de dicho informe, el INE ha llamado la atención a Lozano Alarcón en un tiempo fatal, cuando el senador panista había desoído la llamada de frenar esa promoción personal que tenía en medios impresos y electrónicos poblanos con clara intención de jugar en la carrera por la sucesión de Tony Gali, quien asume la gubernatura, por dos años, en febrero de 2017.
En sesión extraordinaria urgente, con el voto a favor de la consejera Adriana Favela y el consejero José Roberto Ruiz, y el voto razonado de la consejera Beatriz Galindo, la comisión concedió las medidas cautelares solicitadas por un ciudadano y determinó que el material de radio, bajo la apariencia del buen derecho, conculca las reglas sobre rendición de informes de labores. Y Lozano soltó la carcajada. Ya para qué.
La comisión refirió que ayer concluyó el periodo permitido por la ley para la difusión del cuarto informe de labores del senador Javier Lozano, la comisión fijó un plazo de tres horas, a partir de la notificación formal, para que las concesionarias y el legislador realicen las gestiones necesarias para suspender la transmisión del promocional motivo de la queja. Lo dicho, cuando el daño y beneficio, paradojas de la vida, ya estaban hechos.
Rafael Moreno Valle Rosas quiere ser candidato a la presidencia y se promueve antes de tiempo legal y con recursos públicos. Nadie lo frena. El senador Lozano Alarcón quiere ser gobernador y la autoridad electoral le llama la atención cuando ha concluido el periodo para divulgar logros de su trabajo como legislador. ¡Vaya ausencias del INE! Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon
@Entresemanamx

Comentarios