VERÓNICA PÉREZ RAIGOSA / NOTIMEX
Ciudad de México.- El actor mexicano Leonardo Ortizgris celebra poder intervenir en producciones de corte latinoamericano con las que el público pueda entender un poco más su propia historia, como ocurre con su reciente trabajo fílmico Tengo miedo torero, que es una crítica al Chile de 1980.

Ese largometraje, basado en el libro de Pedro Lemebel, se centra en el Chile donde el totalitarismo embargaba las calles y Augusto Pinochet decidía el destino.

Ortizgris platicó con Notimex sobre esa cinta que filmó en el país sudamericano y cuya historia muestra la crudeza de la época, aunque el amor les da oportunidad a las personas de ver un panorama menos desalentador.

“Este thriller romántico se centra en un viejo travesti que se enamora de un guerrillero que quiere atentar contra Pinochet”, comentó el protagonista de filmes como Museo y Güeros. Ese atentado es real y fue perpetrado en 1986, dejando un saldo de cinco muertos y 11 heridos.

“Es un guion maravilloso que muestra a un país ávido de transformación. Yo doy vida a Carlos, un guerrillero que entabla una relación con un hombre gay”, apuntó el joven artista, quien comparte créditos con el laureado actor y productor Alfredo Castro.

Destacó que la historia también expone cómo la sociedad chilena enfrenta la diversidad sexual. “Ser travesti en un Estado tan represor como lo fue el de Pinochet era una valentía, pero también muestra las ansias de ser respetados en sus derechos”.

Por ello, Leonardo no solo ve la gran historia de amor, sino también esa crítica que se hace al gobierno de ese entonces y su visión sobre la homosexualidad, “hay muchas lecturas en este filme dirigido por Roberto Sepúlveda”.

Indicó que desde hace más de dos décadas América Latina se ha visto envuelta en una serie de transformaciones, donde va de la izquierda a la derecha, pero siempre luchando por ser respetada y aceptar los cambios.

Compartió que esa cinta es una coproducción México-Chile-Argentina, en la que él es el único mexicano.

Por otra parte, adelantó que tiene varias invitaciones para otras producciones cinematográficas, además de que está a la espera del estreno de Amores modernos, de Matías Meyer, en la que trabajó con Ludwika Paleta y Andrés Almeida, entre otros.

Comentarios