El 6 de abril de 2017, el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos dictó conferencia magistral en la UNAM titulada “Las epistemologías del sur, la pedagogía del oprimido y la investigación-acción participativa”. En su intervención destacan varios elementos teóricos y de acciones prácticas que posibilitan a los académicos latinoamericanos repensar su labor científica y práctica docente.
Para este sociólogo vivimos una época de transición donde el capitalismo no tiene temor de sus enemigos, llegando a cinismos extremos, cuyo fin último parece ser generar miedo para exterminar la esperanza social. Frente a ello, de Sousa sugiere que las ciencias sociales y el pensamiento crítico deben de alejarse de paradigmas eurocentristas, patriarcales y colonialistas que sigue imponiendo la forma de construir conocimiento.
Las respuestas de resistencias anticapitalistas que actualmente están ocurriendo en el mundo están asociadas a un reformismo defensivo, porque solo luchan por defender derechos ya ganados históricamente y no por transformar el modelo preponderante. El mundo se encuentra en un adormilamiento social que permite nombrar en las urnas a su opresor y, con ello, hacer prevalecer el modelo de explotación e injusticia impuesto.
Al mismo tiempo, muchas universidades latinoamericanas solo replican modelos de pensamiento generados en los centros de investigación de los países dominantes, convirtiéndose en máquinas para estudiar el conocimiento de los vencedores y no de los vencidos.
Es decir, vivimos tiempos de colonialismo pero con la falsa idea de que gozamos de la democracia, pero lo cierto es que estamos en una sociedad aprisionada por el racismo, el sexismo y el patriarcado.

La ruta para instaurar
las epistemologías del sur

Boaventura de Sousa Santos propone otro tipo de intervenciones epistemológicas, llamadas epistemologías del sur, que nos permita repensar la historia de otro modo, descolonizar el pensamiento, recuperando las iniciativas populares y las experiencias comunitarias que a menudo dejamos fuera de nuestros análisis.
Para ello, es necesario cuestionar la idea de la democracia que ha impuesto el capitalismo y ha perpetuado una clase política en el poder, por lo que se debe de pugnar por procesos de representación participativa que transformen nuestras teorías y prácticas políticas.
De igual forma, las universidades latinoamericanas están obligadas a formar egresados que encabecen la descolonización del pensamiento y su práctica cotidiana mediante el cambio del paradigma dominante en la construcción del conocimiento. Al mismo tiempo, generar pensamiento crítico para formar universitarios competentes y no universitarios conformistas, que entiendan su tiempo y empeñen su voluntad para construir un mundo mejor.
La premisa para la instauración de una epistemología del sur es romper con la visión de mundo del pensamiento hegemónico y repensar desde nuestras universidades el papel que juega el pensamiento de los vencidos en la construcción del conocimiento.
Desaprender parece la ruta para romper con el poder establecido, pero esa utopía solo será posible cuando los indignados del sur dejen de ser autómatas del capital y asuman su responsabilidad histórica con ese otro mundo posible.

[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios