Nervioso y con aparente asombro por la falta de costumbre de estar en una oficina, Andrés Carrillo Sosa, jefe de brigada en Zacualtipán, Hidalgo, accedió a la entrevista justo en el Día Nacional del Combatiente de Incendios Forestales.

¿Cuántos años tiene trabajando como brigadista?

Como base en 2005, pero estoy desde 1995, es decir, llevo 15 años de antigüedad.

¿En estos 15 años, cuál es la experiencia más difícil que ha tenido?

Hasta la fecha, en 1998, fue un año difícil, es la primera vez que escuché del fenómeno de El Niño…Sucedieron incendios por donde quiera, de hecho tuvimos grupos de soldados exclusivamente en el campamento para atacar incendios ese año, un promedio de tres meses estuvieron ahí para la atención a los incendios.

Muchas veces el acceso al lugar donde uno va a trabajar, que a veces resulta complicado en Zacualtipán, porque muchas veces hay que dejar el vehículo retirado del lugar del incendio, porque no hay acceso.

¿Y cuáles son las experiencias agradables?

Lo agradable es sentir que uno está haciendo algo por el planeta, esa es mi manera de pensar, se siente satisfactorio; independiente de lo cansado y el peligro que conlleva luego, sentir que está uno aportando un granito de arena para tener los recursos naturales.

¿Cómo calificaría esta temporada de incendios?

Dentro de mi zona, tranquila, hubo lo normal, pero tranquila, independientemente de otros años, la gente ha hecho mucha conciencia sobre lo que tiene que ver con incendios, en cuestión de la agricultura hace mejores trabajos.

El combatiente forestal perteneciente a la Comisión Nacional Forestal (Conafor) Hidalgo, explicó que la atención la brindan en Zacualtipán, Eloxochitlán, Metztitlán, Metzquititlán, Juárez Hidalgo, Tlahuiltepa, Molango y Tianguistengo, entre otros.
Además, que en cuanto a los parámetros de eficiencia, han bajado los tiempos de detección y atención debido a que hacen la coordinación con todas las brigadas oficiales, de otras dependencias, así como con los propietarios de los terrenos.

A nivel nacional estamos a arribar a un incendio desde que se identifica y todo estamos entre los cinco y 10 minutos.

¿Qué significa para ustedes que reconozcan su labor y la de sus compañeros?

Es agradable que lo tomen en cuenta a uno y valora uno un poco más el trabajo y todo lo que representa.

El brigadista Andrés Carrillo, casado y con un hijo de 16 años, a quien le agrada el área forestal, mencionó que continuará con esa labor que le apasiona.

Espero continuar, mi padre se pensionó de este trabajo, espero llegar a hacer lo que se pueda y hasta donde se pueda en esta labor que me agrada

, finalizó.
El 11 de julio, la Conafor Hidalgo celebró a 30 brigadistas con los que cuenta la entidad, en el marco del Día Nacional del Combatiente de Incendios Forestales.
La dependencia ofreció una comida a los trabajadores que desde los diferentes campamentos atienden las llamadas de emergencia sobre incendios forestales, que este año ascendieron a 384 con una afectación de 3 mil 334 hectáreas.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios