Tras casi nueve meses de haber congelado cuentas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), una de las cuales concentra el fondo de jubilaciones, llegó la hora de que la unidad de inteligencia financiera (UIF) resuelva el expediente para terminar con la incertidumbre que aqueja a la comunidad universitaria. En entrevista transmitida ayer por Radio Universidad Pachuca, el presidente del Patronato Universitario Gerardo Sosa Castelán advirtió que si la UIF mantiene congeladas cuentas de la Autónoma de Hidalgo existe el riesgo de que el próximo año no haya recursos para pagar a jubilados de esa casa de estudios. El exrector de la Autónoma confió en que pronto la UIF termine de revisar las 51 cajas de documentación certificada que la universidad aportó a la institución dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) desde mayo, “y nos resuelvan cuanto antes, porque el próximo año no vamos a tener dinero para el pago a los jubilados”. Coincidentemente, ayer el Senado de la República aprobó un exhorto dirigido a la SHCP para que a través de la UIF informe sobre las supuestas operaciones irregulares efectuadas por la UAEH. La propuesta de exhorto fue presentada desde marzo por la senadora Xóchitl Gálvez y apenas ayer fue aprobado durante sesión de la Cámara Alta. Por otra parte, el 29 de octubre el juez segundo de distrito en Hidalgo otorgó un amparo a la UAEH contra la UIF debido al incumplimiento de esta en la emisión de una resolución al procedimiento de garantía de audiencia. Este amparo protegió a la casa de estudios por los actos negativos y omisivos de la UIF, pues no ha resuelto el caso que mantiene congeladas las cuentas de la universidad, lo que vulnera el derecho fundamental establecido en el artículo 17 constitucional que garantiza justicia pronta y expedita. Con esos antecedentes y ante el agravio que causa a la institución universitaria y que podría afectar a trabajadores jubilados, llegó la hora de que la UIF resuelva de una vez por todas este asunto. De filón. Luego de declararse culpable, ayer uno de los involucrados en el homicidio del profesor y activista Ruy Lohengrin, ocurrido en un autobús de pasajeros el año pasado, fue sentenciado a 17 de prisión. Se trata de un acto criminal cuya herida aún no cierra, pero al menos no hay total impunidad como en otros tantos casos que laceran a nuestro estado.

Comentarios