ESCARAMUZA: ¡What pedo is going on!

978

Ya tener a los Estados Unidos pegados a nosotros es una maldición, pero encima adoptar y tener que soplarnos anglicismos por todos los medios y recursos posibles es una pesadilla.
Nunca me he podido explicar esa obsesión de servilismo que una gran cantidad de mexicanos tienen a todo lo que huela a gringo, desde objetos, comida, autos y hasta el idioma, pareciera que decir palabras en inglés suena más “bonito”, te hace más “inteligente”, más “culto” y hasta te hace ver más güero y de ojos azules.
Lo cierto es que usar palabras de la lengua inglesa no te da un nivel social más alto ni te hace más sofisticado ni más interesante ni más culto, la realidad es que te hace más ridículo, más clasista, más malinchista y más ignorante de tu propia historia y lengua. Solo los más ignorantes se impresionan y la ignorancia no tiene ni clase ni raza ni posición social, aunque debería considerársele un pecado porque sí tiene arreglo.
La tendencia social, últimamente es ser cool (chido, buena onda, padre) y utilizar palabrejas en inglés en las conversaciones profundas o de la vida cotidiana “Aprovechamos el coffee break (descanso o receso) del casting (audición) y nos fuimos de shopping (de compras) porque había una hot sale (gran venta). Y que nos topamos con el Boby y la Susan (Roberto y Susana) en el VIP (gente muy importante por sus siglas en inglés) del cine. ¡No sabes! que oso, yo con mi ropa del gym (gimnasio) y pues ni al caso, les dije que me mandaran un mail (correo) o me llamaran por phone (teléfono) para vernos luego y de plano les dije bye (adiós).”¡Pácatelas!
En todos los sectores de la sociedad está pasando y viene pasando desde hace muchos años, pero el asunto de la tecnología digital y las redes sociales lo está incrementando también: hashtag, web, mail, inbox, chat, selfie… palabras muchas de ellas que no necesariamente son indispensables porque sí tienen traducción al español. O el caso más patético, el de las y los académicos. Ahora, a los resúmenes o síntesis les dicen rimbombantemente abstract, a la exploración en el trabajo de campo le dicen scouting ¡Qué es eso señoras y señores! a quién quieren apantallar “uy, es que son términos ya universales en el mundo de la academia”, pues que los “universales” de la academia se apliquen con el castellano, una de las lenguas más habladas en el planeta después del chino, por encima del inglés y una de las más bellas, y en el caso de México una de las más ricas por su mezcla con palabras de las lenguas indígenas. Los gringos, con su extraordinario toque de Midas (todo lo que tocan lo echan a perder), quienes constantemente se han dedicado a satanizar a las culturas latinoamericanas y como buitres se han dedicado a intentar destruir tradiciones y cualquier intento de que nuestra cultura siga siendo una de las más ricas y complejas del mundo. Insisten constantemente en ser los jueces de lo que debe de hacerse, ahora resulta que hasta en la academia también, ¿por qué lingüísticamente también nos tenemos que someter?
En el área del arte mejor ni hablar, es un desastre de anglicismos y de refritos de términos que los gringos robaron y le devolvieron al mundo como originales en inglés: street art, land art, body paint, performance, sketch, crew, tag, bueno hasta los nombres de muchos de los grafiteros nacionales vienen con el sello inglés made in: fly, demon, enter…
Bueno, hasta en la lucha social: rebel (¿qué es esto me cae? Pinches “revolucionarios” cool), cuando en castellano es una bellísima palabra que le da sentido a esta postura hermosa, digna y revolucionaria ante la vida: rebelde, con todas sus letras y connotaciones.
Pero ante tanto despliegue de estilos lingüísticos tan “vanguardistas”, sí hay una solución, ¡póngase a leer!, aprenda su propia lengua, deje de tragarse todos los términos que las y los actorcillos de la televisión de espectáculos le están inculcando. Utilice los anglicismos cuando no tienen traducción al español, no al revés. Por supuesto que si usted quiere aprender el idioma inglés apréndalo y háblelo, es una herramienta como muchas otras.
Puede iniciar con green go y conocer el significado y la historia de por qué los mexicanos y el resto del mundo le decimos “gringo” al estadunidense. Pero también aprenda hñahñu, náhuatl o maya, le aseguro que va a aprender cosas más importantes y ahí sí, puede que hasta más culto parezca.
Ahora, si la tirada es realmente ponernos mediocres y colonizados, que sea de manera útil, así que podríamos comenzar por decir (en inglés hablado a la mexicana, no escrito): Wat pedo is goin on, fak yu mister Henry Rock.

Comentarios