Atención autoridades mexicanas: los abogados del indiciado Keith Raniere, acusado en Estados Unidos de haber formado un culto donde se esclavizaba a mujeres, se les chantajeaba y hasta se les marcaba con hierros candentes como si fueran ganado, presionan a dos jóvenes mexicanas, hermanas radicadas en Guadalajara, para que atestigüen a favor del fundador de Nxivm y de su secta –ya no tan secreta– DOS, dominante sobre esclava. Para ello, piden que se les gire un citatorio judicial, el cual no sería válido en México.

Raniere, a quien el semanario Time Magazine acaba de dedicar un artículo –donde por cierto se soslaya a los dirigentes mexicanos de Nxivm Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt–, de acuerdo con lo recién publicado en su némesis Frankreport.

com, busca que una de las dos hermanas, a quien por protección se identifica como Jane Doe #2, diga que ya casi era mayor de edad cuando el ahora preso en el Metropolitan Detention Center de Brooklyn, Nueva York, le tomó fotografías estando ella totalmente desnuda.

La fiscalía lo acusa de que tales imágenes fueron captadas cuando ella tenía apenas 15 años. Dato importante porque uno de los cargos contra Raniere es el de posesión de pornografía infantil.

Frank Parlato, autor del reporte, refirió que “si Jane Doe #2, quien ahora se encuentra en Guadalajara y está bajo el control de otro de los líderes de Nxivm, Jack Levy, decide testificar a favor de Raniere, probablemente él mismo revelará su identidad.

“Ahora es una mujer adulta, se suponía que era una maestra de esclavos de primera línea en el DOS y, a pesar de su victimización en la juventud, ya es hora de que se libere del monstruo o pague el costo que otros adultos pagan por apoyar a un loco.

“Eso es especialmente cierto si ella planea testificar (perjurar, en realidad) que no tenía 15 años en el momento en que se tomaron las fotos de desnudos, sino en realidad 17. El punto de ese testimonio es que si tenía 17 años, ya no es pornografía infantil.

“El abogado de Raniere, Marc Agnifilo, ha contratado a un analista forense de computadoras para poner en duda la autenticidad, la edad y la cadena de custodia de las imágenes de Jane Doe #2.”

La otra hermana, Jane Doe #4, encerrada dos años

Si el juez de distrito de los Estados Unidos Nicholas Garaufis, quien tiene a su cargo el juicio de Raniere y demás acusados –dos de las cuales ya se declararon culpables– enviara los citatorios judiciales, no tendrían validez alguna en nuestro país… a menos, claro, que autoridades venales así lo decidieran. No obstante, los abogados del presunto delincuente también solicitan que las hermanas atestigüen a través de un circuito cerrado de televisión directo al juzgado en Brooklyn.

Jane Doe #4, la otra hermana, fue presuntamente encarcelada por Raniere durante casi dos años. Los abogados le han pedido a Jane Doe #2 que testifique que su hermana, Jane Doe #4, podía irse en cualquier momento. Que la habitación no estaba cerrada con llave y, por lo tanto, no estaba encarcelada de manera significativa.

La fiscalía, empero, refuta esa argucia. El testimonio de Jane Doe #4, quien ha hecho la acusación contra Raniere, es encontrada convincente, aunque la defensa está luchando por convencer al juez y al jurado de que en eso puede haber una duda razonable: hermana contra hermana y experta forense en computación contra experta forense en informática. Las dos, víctimas del amo dominante sobre esclava sumisa. Dos mujeres que amaban ser parte del DOS.

Hasta ahora no se sabe a ciencia cierta si alguna de las mujeres mexicanas testificará. Las fuentes de Parlato le han dicho que tienen miedo de ir a EU. Y es probable que no lo hagan bajo ninguna circunstancia… pues temen que si van a ese país, el Departamento de Justicia las arrestará y las acusará de delitos relacionados con Nxivm.

No obstante, las revelaciones de Lauren Salzman en el sentido de que tuvo encerrada a una “mexicana” en un cuarto, con la amenaza de deportarla a México (como se indica en el artículo del semanario Time), y las declaraciones de Allison Mack quien, al declararse culpable de tráfico de “niñas” (por supuesto mexicanas) y lavado de dinero, son suficientes para saber quiénes eran los proveedores de esas niñas. Incluida la hermana mayor del salinato. Esos hechos los inculpan directamente y sería suficiente para que fueran los siguientes en la cadena de ese maloliente excusado que es Nxivm.

Veamos qué responden.

https://www.indicepolitico.com
[email protected]
@IndicePolitico
@pacorodriguez

Comentarios