Escuadrón suicida es de esos curiosos fenómenos que ocurre en cada verano fílmico: películas que a pesar de dividir a la crítica generan un montón de dinero, además de crear una sólida base de fans dispuestos a defender lo indefendible. Así las cosas, si no les bastó con la producción cinematográfica más reciente de Warner Brothers y DC Comics, aquí le va la buena nueva: existe un soundtrack hecho para los villanos más cool de la ciudad. Así que abrocha tus cinturones, afila tus garras y exhibe tu mejor sonrisa ante esta banda sonora.
Suicide squad: the album es el primer esbozo de Warner Music por musicalizar su nueva apuesta para la pantalla de plata: el universo cinemático basado en los personajes de la ya de por sí controvertida DC. La apuesta viene en un momento determinante, y es que tras la poca paciencia que la ausencia tuvo a Batman vs Superman, era necesario echar toda la carne al asador y proponer una perspectiva diferente a un subgénero cinematográfico que muestra ya signos de cansancio.
Es por ello que los muchachos de Warner reunieron a algunos de sus ahijados favoritos a fin de musicalizar al grupo de villanos que tiene por misión salvar al mundo de un valedor milenario que se cree bien “papasfritas”. El resultado: una amplia gama de sonidos que va desde esa cosa rara llamada dubstep hasta el clásico rock sureño de los inmortales Creedence Clearwater Revival.
El pelos necios de Skrillex se junta con el rapero Rick Boss para ofrecernos “Purple Lamborghini”, tema que expone la vida del gandul gansta hijodeputa que busca adueñarse de Ciudad Gótica. Si ello no es suficiente, agregue a la ecuación un video musical protagonizado por el estrafalario Joker de Jared Leto. Lil Wayne, junto con Whiz Khalifa e Imagine Dragons, entrega “Sucker for pain”, testimonio de que los chicos malos también lloran… pero lo hacen con estilo.
El dúo Twenty one pilots entra al quite con “Heathens”, extraño tema que juega con el rock, el pop, lo electrónico, el hip hop y quien sabe qué más, y que además funciona como una especie de canción de amor para Harley Quinn y el Guasón. Estos paganos son todo un caso. Pero si lo suyo son las reinterpretaciones de clásicos, ponga atención a “Bohemian rapsody” en manos de Panic! At the disco. Si bien la voz de Brandon Urie no le llega a los talones a don Freddie Mercury, se agradece el esfuerzo por no arruinar uno de los himnos más importantes del rock.
Finalmente, tenemos a Confidential MX y Becky Hanson con “I started a joke” de los maestros Bee Gees. El dueto arriesgo a fondo y el resultado es sublime: convirtieron el tema más triste de los hermanos Gibb en un perverso halo de oscuridad que inevitablemente contamina toda alma. Cool.
Pues bien, Suicide squad: the album se mantiene ecuánime al proyecto audiovisual al que respalda: canciones que muestran el lado suave del crimen a fin de enamorar al millenial gandul que dizque sabe de cómics y dizque se siente “locochón”. Si Escuadrón suicida, el filme, es un fenómeno curioso, su banda sonora lo es más ya que, sin querer queriendo, resulta más entretenida que la peli dirigida por David Ayer. Y eso que no tiene a Will Smith ni a Margot Robbie.

@Lucasvselmundo
[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorSi es casual… ¡Úsame!
Artículo siguienteEducación vs ese oscuro objeto del deseo
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.