obesidad,Hidalgo

Mineral de la Reforma.- Hay escuelas en Hidalgo donde se ha encontrado que cuatro o cinco de cada 10 niños tienen obesidad, cuando la media nacional indica que es tres de cada 10, aseguró Marcos Galván, científico de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), tras impartir una conferencia a estudiantes de la primaria Primero de Mayo, en la colonia El Saucillo, Mineral de la Reforma.

Como parte del programa Domingos en la ciencia, que aplica la Autónoma de Hidalgo en conjunto con la Academia Mexicana de las Ciencias, el investigador impartió una conferencia a niños con el fin de generar conciencia sobre lo que eligen comer y la consecuencia de excederse con productos ultra procesados, como galletas, papitas, refrescos, jugos o cualquier cosa envasada.

Mencionó que las escuelas privadas registran más esa problemática, en las que incluso han localizado que 60 por ciento de la población estudiantil tiene sobrepeso. “Son escuelas donde la media nacional se duplica y eso va variando de acuerdo a la región y de acuerdo al tipo de escuela. Aquí en Hidalgo, si nos vamos a la zona Otomí-Tepehua, allá hay un 15 por ciento de sobrepeso y obesidad, porque el contexto es totalmente distinto, aunque allá hay desnutrición”, comentó.

Ante esa problemática, el científico dio a conocer que ya se trabaja con la Secretaría de Salud de la entidad para disminuirla. “Hay que trabajar mucho con la gente, necesitamos grandes acciones. Se logró convencer a la secretaría de que se necesita una política en este sentido que debe aterrizar en un programa amplio que llegue a la población”, informó.

Recalcó la necesidad de apostar a la educación nutricional de los niños para que sean productivos en la edad adulta y lo más saludables posibles, además de que tengan un envejecimiento sano, otro de los temas que trabajan los investigadores de la UAEH.

El científico de la Autónoma de Hidalgo expuso que los pequeños de entre ocho y 10 años deben consumir entre mil 800 y 2 mil calorías. En el refrigerio del recreo en la escuela deben consumir alrededor de 400 calorías.

Aconsejó que, al menos en la mañana, los niños deben desayunar una verdura o fruta, una proteína que puede ser leche o un huevo y un cereal, que es una tortilla o un pan. Como líquido deben consumir agua natural, pues los jugos envasados contienen altos azúcares.

“La glucosa que contienen jugos y refrescos es alta para un niño, pero si se le aumenta una torta o galletas se eleva aún más, lo que hace al páncreas forzarse a producir una cantidad de insulina que no debería hacer. Si yo lo fuerzo dentro de 10 o 20 años, el organismo no va a funcionar igual”, refirió, y agregó que eso genera enfermedades como la diabetes o hipertensión.

Indicó que el sodio, el azúcar y la grasa son los principales alimentos que afectan la salud de las personas. Asimismo, lamentó que la falta de información ha generado que cada vez más niños en México tengan obesidad mórbida, donde los padres ya no saben qué hacer porque no pueden respirar bien, se cansan de todo, ya no encuentra ropa ni zapatos a su medida; es alguien que demanda mucho consumo.

En ese contexto, manifestó que las enfermedades crónicas, derivadas de esa problemática, han disminuido la edad de aparición de la diabetes a los 10 años, eso quiere decir que adolescentes ya presentan la enfermedad, infartos al miocardio e hipertensión.

Para mayor información, consultar la página de Facebook Pesoeh, o bien, acceder a la página https://pesoeh.wixsite.com/pesoeh.

  • Mencionó que los planteles privados registran más esa problemática, en donde incluso han localizado que 60 por ciento de la población estudiantil tiene sobrepeso

Comentarios