La tradición pulquera hidalguense recibió un “escupitajo” con la inversión de 14 mil millones de pesos (754 millones de dólares) que anunció Grupo Modelo en el municipio de Apan para la construcción de una nueva planta, la cual tendrá una capacidad de producir 12 millones de hectolitros anuales de cerveza –equivalentes a 3 mil 350 millones de botellas– y que generará mil 200 empleos directos y 5 mil indirectos.
Hace unos días, Grupo Modelo, propiedad de la mayor cervecera del mundo Anheuser-Busch InBev, una empresa multinacional belga, anunció en la residencia oficial de Los Pinos, frente al presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador priista hidalguense Omar Fayad Meneses, que la construcción de la planta número ocho en México está programada para comenzar a finales del presente año e iniciar operaciones en el primer trimestre de 2019.
Resulta paradójico que una empresa multinacional cervecera decida invertir en Apan, región tradicionalmente pulquera, en la construcción de una planta productora de cerveza, cuando fue esa industria la que acabó con la incipiente industria pulquera nacional mediante una agresiva campaña publicitaria en contra del pulque.
La tradición pulquera en Hidalgo, según el sitio Wikipedia, data de la época colonial, cuando la orden de los jesuitas adquirió tierras semidesérticas en rededor de la Ciudad de México, sobre todo en el valle de Apan, donde instalaron la producción del pulque a escala industrial.
Lo anterior, dio como resultado la fundación de las primeras haciendas pulqueras de México. El auge del consumo de pulque durante esa época y posterior a la guerra de Independencia, permitió que el negocio pulquero, que era poco costoso, diera origen a que varias familias se volvieran de las más acaudaladas de México.
En torno al negocio del pulque surgieron cuantiosas fortunas de prominentes hacendados, dando origen a la aristocracia pulquera, cuyos nombres aún se escuchan: Torres Adalid, Pimentel y Fagoaga, Macedo, entre otros.
Cabe mencionar que en 1810, se formó la Compañía Explotadora de Pulques Conservados La Victoria, SA, en Otumba, Estado de México, que fue la primera en idear una forma de vender envasado el pulque, pero solo le fue permitido hacerlo de casa en casa, por lo que fracasó.
Al iniciar la Revolución mexicana, las haciendas pulqueras, que eran grandes zonas industriales y producían millones, empezaron por un flanco a resentir la presencia de la industria cervecera que nacía en el centro y norte del país, y por otro las presiones agrarias de los varios grupos revolucionarios que deseaban e intentaron hacerse del control de esas haciendas, con lo cual lograron destruir en gran medida a la industria.
Al terminar la lucha armada, todas las industrias, incluidas la cervecera y la pulquera, se encontraban en una situación penosa, con bajas ventas y falta de transporte debido a las huelgas constantes de ferrocarrileros. Adicionalmente, la industria cervecera empezó a hacerle mala publicidad al pulque, sobre todo en el aspecto sanitario, ya que era más común que alguien se enfermara del estómago tomando pulque que cerveza. Legisladores, científicos, religiosos y otros líderes de opinión de la época se sumaron a la propaganda negativa o leyenda negra en torno al pulque.
La propaganda negativa hacia el pulque y otras decisiones políticas afectaron en gran medida a la industria pulquera, que tiene una larga tradición en el estado de Hidalgo, donde se instaló una empresa paraestatal productora y envasadora de pulque en Santa María Tecajete, misma que fue cerrada por el gobierno en 1981 al no ser rentable.
Ahora, la última estocada a la añeja tradición pulquera hidalguense se la dará la millonaria inversión que realizará la multinacional belga (que resultó ser muy belga), con la complacencia de los gobiernos estatal y federal, ya que lo importante para ambas administraciones son la inversión de 14 mil millones de pesos en la nueva planta, los mil 200 empleos directos y los 5 mil indirectos, aunque ello implique problemas en el abastecimiento de agua para la población de esa región de Apan en los próximos años, según la advertencia de académicos consultados por el portal de noticias digital Sin Embargo (http://www.sinembargo.mx/03-12-2017/3357377).
El modelo económico neoliberal que se aplica a escala nacional por el gobierno del presidente Peña Nieto, se replica al pie de la letra por el gobierno de Hidalgo, ya que mientras a escala nacional la reforma energética despoja a México del petróleo y de otros recursos naturales, en Hidalgo los ciudadanos de la región de Apan perderán, según investigadores y académicos consultados por Sin Embargo, el vital líquido con la llegada de la nueva planta cervecera de Grupo Modelo.
Así que el pulque, también conocido popularmente como neutle, tlachicotón, bebida de los dioses, pulmón, baba de oso, cara blanca, “muchachero” por sus presuntas propiedades afrodisiacas, es una bebida en vías de extinción en Hidalgo, tierra que vio nacer y ahora verá fenecer a la industria pulquera. Paradojas de la vida.
*Por causa de vacaciones, la próxima entrega de “Centinela hidalguense” se reanudará hasta la primera quincena de enero de 2018. Felices fiestas decembrinas y de Año Nuevo.

Comentarios