GUSTAVO ROSALES /
IMSS HIDALGO
Pachuca

Los seres humanos por naturaleza necesitan del Sol para que el organismo realice acciones que coadyuven a su correcto funcionamiento; en el caso de los bebés es muy importante la exposición, ya que incrementa la respuesta inmunológica, estimula las terminaciones nerviosas, ayuda a producir vitamina D, es indispensable para la fijación del calcio en huesos, además que los baños de Sol establecen el reloj biológico, entre otros beneficios.
Sin embrago, no en todos los casos el Sol es el mejor aliado, pues la exposición prolongada puede dar paso a que se desarrolle cáncer de piel, el cual es más común de lo que parece. En México, ocurren alrededor de mil casos anuales de ese cáncer, al ser la piel el órgano más grande del cuerpo es más susceptible de padecer esa enfermedad.
Una de las variantes del cáncer de piel es la aparición de melanomas o lunares, los cuales se muestran cuando la luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas solares y las camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta y propician la aparición.
Un melanoma aparece porque la piel presenta una producción excesiva de melanina, la cual acelera el envejecimiento de las células de la piel, que se da a partir de la exposición exagerada a los rayos de Sol, por lo que se debe prestar atención a la apariencia de la piel y si existe un cambio, por lo que especialistas aconsejan acudir a recibir atención a la unidad médica correspondiente.
La vigilancia de la piel es un tema indispensable, por lo que estas señales de alerta ayudarán a mantenerte alerta ante cualquier cambio cutáneo.

La exposición prolongada al Sol puede dar paso a que se desarrolle cáncer de piel; un melanoma aparece porque se presenta una producción excesiva de melanina, la cual acelera el envejecimiento de las células

El cáncer de piel por melanomas no siempre se puede prevenir, pero sí existen algunas medias que se recomienda tomar para evitar en medida de lo posible la aparición de esas manchas cutáneas:

Limitar la exposición a los rayos ultravioleta (UV)
Buscar sombra en días en extremo soleados
Usar todo aquello que pueda proteger del Sol, como bloqueadores, gorras, sombreros, ropa larga, etcétera
Evitar en la medida de lo posible las camas bronceadoras
Proteger a los niños del Sol
Monitorear los lunares que parezcan anormales

Atención

  • Asimetría
    Una mitad es diferente de la otra mitad, si los lunares son irregulares, algo está pasando con las células
  • Irregularidades
    Es muy importante tocar los extremos de los lunares, observar si su apariencia es distinta y palpar la textura de estos, si hay variantes es señal de alarma
  • Color
    Si el color de cada lunar varía de un lugar a otro o presenta diversos colores en su estructura es imperioso acudir al médico
  • Tamaño
    Generalmente un melanoma es más grande a seis milímetros, peor en algunas ocasiones esto no es así, por lo que la observación siempre será una manera de tener todo bajo control

Comentarios