Kaliningrado.-

Con un gol de último minuto y rectificado por el videoarbitraje (VAR, por sus siglas en inglés), España logró sacar un empate ante Marruecos y así consiguió su clasificación a octavos de final en primer lugar del grupo B, gracias a la igualada también en el duelo entre Irán y Portugal, país que se metió a la siguiente fase en segundo lugar de ese sector.
Los españoles sufrieron todo el partido, pese a tener la posesión de la pelota y dominar la mayor parte de los 90 minutos. Los contragolpes de la escuadra africana siempre los mantuvieron alerta y a la defensiva, limitándolos en cuanto a ideas a la hora de profundizar el ataque.

Al minuto 13, Andrés Iniesta le regresó un balón a Sergio Ramos en la media cancha. La pelota corta y la reacción tardía del defensa del Real Madrid le dejaron la vía libre a Khalid Boutaib, quien se enfiló hasta el área rival y definió sobre la salida de David de Gea.
Pero la Furia Roja le bajó los decibeles en una reacción a los seis minutos de irse abajo en el electrónico. Iniesta se reivindicó y en una jugada que llevó hasta la línea de meta, tocó retrasado para Isco, que solo frente al marco no falló y puso el 1-1 al minuto 19.
El juego parecía que terminaría en 1-1, pero al minuto 81 Youssef en Nesyri hizo el 2-1 con un remate de cabeza contundente, en un tiro de esquina, precedido de un reclamo por un desvío con la mano de Ramos.

Los 90 minutos estaban por consumirse. Isco movió rápido para Carbajal, quien ante el descuido de la zaga tuvo el tiempo para meter un centro a media altura. Aspas, con cinco minutos en la cancha, saltó y de “taquito” remató de pierna derecha para mandar a guardar el esférico al segundo poste.
La algarabía española terminó cuando el árbitro y el abanderado marcaron fuera de lugar. El central revisó la jugada en el VAR y después de un minuto dio por válido el tanto que le dio la tranquilidad a la Furia, además de que le dio el primer lugar del sector, para definir su encuentro ante el anfitrión Rusia en octavos de final.

Comentarios