Esperan 22 menores ser adoptados en Hidalgo

1945
adoptados,Hidalgo

De los mil 168 niños, niñas y adolescentes que viven en México sin una familia

Pachuca.- En México existen mil 168 niños y niñas en espera de ser adoptados, de los cuales, al menos 22 pertenecen a Hidalgo y llegaron a algún centro de asistencia social público o privado tras sufrir violencia física, abandono o porque perdieron a sus padres y nadie puede encargarse de ellos.

De lo anterior, da cuenta el proyecto periodístico realizado por la organización Horizontal, con apoyo del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), el cual también reveló que en los últimos seis años en el estado fueron adoptados solo 141 menores de edad, es decir, un promedio de 23 por año.

De dicho número, 62 eran menores de tres años y 79 mayores de esa edad, 73 hombres y 68 mujeres, cinco internacionales y 136 nacionales; asimismo, destaca que 111 fueron dados en adopción por el DIF estatal y 30 por organizaciones no gubernamentales (ONG), particulares o familiares.

A su vez, el estudio muestra el número de adopciones que han registrado los DIF en los estados de 2012 a 2017, donde Hidalgo presentó un máximo de 40 casos en 2015; sin embargo, en los años posteriores mostró una disminución llegando apenas a 20 adopciones anuales; estados como Baja California, Chihuahua o Coahuila, presentan índices superiores a las 100.

Las edades de niñas, niños y adolescentes que son susceptibles de ser adoptados en el estado prevalecen entre los 10 y 17 años, quienes mientras esperan una familia son alojados en su mayoría en asociaciones civiles, en menor cantidad en instituciones públicas y algunos pocos en organismos de asistencia privada.

El Hidalgo, el DIF estatal es la institución encargada de certificar la adopción de los menores de edad; no obstante, la Ley para la Familia del Estado de Hidalgo, en sus artículos 203 y 214, especifica que solo podrán adoptar quienes tengan una edad mínima de 25 años, acrediten por lo menos tres años de matrimonio, cuenten con recursos suficientes para alimentar al menor de edad y sean personas de “buenas costumbres”, entre otros requisitos.

Según el estudio, la mayoría de niños y adolescentes que llegan a los centros de asistencia social, tanto públicos como privados, tienen familia y son contados los expósitos, término jurídico que se utiliza para identificar a quienes no se tiene ningún dato sobre su familia biológica o extensa, pues solo en esos casos el comienzo del proceso de adopción llega, en ocasiones, a ser más rápido.

Comentarios