Washington.- Un tribunal federal de Estados Unidos condenó ayer a 18 meses de cárcel a la joven rusa Maria Butina, detenida en julio pasado en ese país, acusada de realizar espionaje para Rusia.

“Lamento profundamente este crimen. Irónicamente ha perjudicado mis intentos de mejorar las relaciones entre los dos países. Vine a Estados Unidos no bajo órdenes, sino con esperanza… Nunca quise lastimar a nadie”, manifestó Butina durante la audiencia en la que la jueza Tanya Chutkan le dictó sentencia.

“Esto no fue un simple malentendido por parte de un estudiante extranjero demasiado entusiasta”, declaró la magistrada, quien acusó a la joven rusa de infiltrarse “profundamente en las organizaciones políticas” locales.

La espía, quien supuestamente trabajaba para un funcionario ruso, ingresó al país con una visa de estudiante en 2016 y se matriculó en la American University, en Washington.

En diciembre pasado, Butina, de 30 años, aceptó haber tratado de infiltrarse en los círculos políticos conservadores estadunidense y promover los intereses rusos antes y después de los comicios presidenciales de 2016.

La joven rusa se declaró culpable de un cargo de conspiración para actuar como agente de un funcionario extranjero y admitió haber usado sus contactos en los círculos políticos del Partido Republicano y en la Asociación Nacional del Rifle para influir en la relación entre ambos países.

Comentarios