El futuro está aquí: policías para repartir agua

295
editorial

El futuro, como se ha vuelto lugar común advertir, ya nos alcanzó. Antaño se advertía de la posibilidad de que en el futuro habría guerras por poseer el agua, un bien que cada vez se ha vuelto más escaso. Ayer, el secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar anunció en conferencia de prensa que se va a echar a andar un operativo para ofrecer “la seguridad necesaria para que Conagua pueda operar de manera eficiente y con plena garantía el reparto del vital líquido. La razón de que se anuncie la participación de policías en la distribución del líquido es que resulta trascendente para los usuarios de los distritos de riego –o agricultores, para ser más claros– contar con agua para sus cultivos durante esta temporada, por lo que el líquido se vuelve imprescindible, un bien codiciado. La situación actual es crítica. La disponibilidad de agua en las presas estatales alcanza para unos cuantos días. La delegada de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) Guadalupe Villeda Amador anunció que hay menos de la mitad de líquido disponible respecto a la capacidad total de almacenamiento en las presas estatales. Pero además, hay presas cuya disponibilidad de agua alcanza solamente para la siguiente semana. Es el caso de las Rojo Gómez y Vicente Aguirre, cuyo nivel solo alcanzaría para el 30 de junio con gastos mínimos de extracción. Es decir, el líquido alcanza solo para este viernes. Urge que llueva o de lo contrario comenzarán los conflictos entre agricultores. Afortunadamente ya se esperan lluvias esta semana. El futuro, no obstante, como decíamos al principio de esta editorial, ya nos alcanzó. De filón. Ahí va creciendo, de manera silenciosa, el número de casos de dengue. De acuerdo con el boletín epidemiológico de esta semana, la Secretaría de Salud registra 17 casos en la entidad. El brote está localizado en Xochiatipan, pues solo este agrupa 11 registros. La Secretaría de Salud debe estar alerta e impulsar campañas de prevención. No hacerlo resultará aún más caro.

Comentarios