La peor combinación en los medios electrónicos de esta era de la improvisación es la petulancia, la ignorancia y la falta mínima de autocontrol para permitir que a través de un micrófono un conductor pueda expresar sus frustraciones, promover el odio de género y todavía buscar el aplauso de las audiencias.
El lunes 11 de septiembre, en las redes sociales hubo una brutal sanción de las audiencias digitales a dos representantes –no los únicos– de esta epidemia de odiadores profesionales: el conductor de Foro TV, Esteban Arce, homófobo confeso en una empresa que dice ser tolerante; y al conductor y teatrero Sergio Zurita, que comparte micrófonos en “Dispara Margot, dispara”, en la señal radiofónica de MVS.
Esteban Arce se volvió trending topic en Twitter como reacción a su alegato en contra de los matrimonios del mismo sexo en el Congreso Universitario de San Luis Potosí, con el paradójico título de “Un mundo más amable, desafío para los universitarios”.
Arce arremetió contra los homosexuales y cuestionó la validez de las familias formadas por parejas de gays o lesbianas, las familias homoparentales: “Hay dos seres distintos y complementarios en este mundo: el hombre y la mujer, no hay más… hay perro y perra, no hay perrín”, arengó el “amable” Arce, invitado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de San Luis Potosí.
Ante su campante homofobia, Arce fue increpado así por una joven asistente al evento: “Yo pienso que los valores fundamentales para nuestra carrera (comunicaciones) es promover la pluralidad, el respeto y el amor hacia los demás. Porque homosexuales, transgéneros, como tú quieras llamarte, mereces respeto y mereces amor por ser hijo de Dios”.
Esteban Arce, siempre antipático, le reviró: “Si tú, en realidad, no entendiste nada de lo que dije, no vas a entender nada de la libertad de expresión”.
La reacción de los tuiteros fue mucho menos amable con quien se escuda en la libertad de expresión para seguir invitando a practicar la ignorancia arrogante.
En el caso de Sergio Zurita, su misoginia rebasó con mucho a la del finado Marcelino Perelló. En su emisión de “Dispara Margot, dispara”, Zurita lanzó el 7 de septiembre su siguiente diatriba contra las jefas de familia y las mujeres, en general, a raíz de un comentario al letrero de una escuela donde se les pide a las mamás acudir “bien vestidas”: “Yo sí estoy diciendo en que no pueden vestir como quieran… eso ya no es feminismo, eso es estupidismo…
“Señoras, ¡no sean estúpidas! Ir a recoger a sus hijos, en hot pants va a hacer sufrir a sus hijos. Los niños de junto van a decir ‘qué buena está tu mamá’ o ‘qué aguada está tu mamá’ porque se pone hot pants y van a sufrir. No, señoras, no tienen derecho, antes está la felicidad de sus hijos… Si no tienen hijos, salgan en pelotas a las calles, pero sí los tienen y están en sexto de primaria en adelante, se los digo, mi mamá era guapísima, me tuvo a los 20 años y me hacían sufrir gachísimo… entonces, se sufre.
“Le tengo noticias, mujer feminista: usted pierde derechos cuando tiene hijos, porque son más importantes los derechos de sus hijos. ¿Sí? Si no, no tenga hijos, ¿entiende? ¿Sí me entiende?”
Entre expresiones como “golfas”, “pirujas”, “prostitutas”, “que me forniquen”, etcétera, el pésimo sentido del humor de Zurita fue celebrado por sus patiños en la estación de radio sin una mínima noción de la autocontención y mucho menos del sentido del humor. Estas no son ni las primeras ni la últimas veces que ocurre con protofacistas en el micrófono como Esteban Arce o Sergio Zurita, promotores del odio verbal y del odio de género, disfrazados de “libertad de expresión”. La diferencia es que ya no se las dejaron pasar. Y al menos en Twitter se les registró por su evidente ignorancia.
El recurso del insulto es la derrota de la ironía y del sarcasmo. Y ni Esteban Arce ni Sergio Zurita saben de ironía porque prefieren la ofensa al debate.
¿Qué harán las estaciones de televisión y de radio que los contrata? ¿Presumirá MVS el “código de ética” que le sirvió para despedir a una de sus mejores periodistas como Carmen Aristegui y dejar en el cuadrante a estos odiadores?

Comentarios