Estrategias de atención al adulto mayor en tiempos del coronavirus

2000

LYDIA LÓPEZ PONTIGO Y JESÚS ALBERTO VEGA RIVERO

Pachuca.- El coronavirus (Covid-19) se ha convertido en un enemigo que ha modificado nuestra vida de manera cotidiana con implicaciones que van desde las decisiones gubernamentales, sociales, familiares e individuales mediante acciones para disminuir la posibilidad de contagiarse, como el confinamiento; sin embargo, esa medida puede ser más impactante para las y los adultos mayores.

Pues si bien como sociedad hemos logrado que la vida se prolongue cada vez más, eso representa otros retos de cuidado y atención conforme las personas tengan más edad.

Durante la pandemia, los adultos mayores son más visibles por su vulnerabilidad y letalidad frente al Covid-19 mostrando no solo al enemigo biológico, sino también el imaginario social asociado a la vejez que no permite entenderlos ni escuchar sus preocupaciones, opiniones, miedos o su vida.

Como lo ha referido Rosa Kornfeld-Matte, experta en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad, en esta epidemia hemos observado el desprecio de las sociedades por la vejez, donde solo se hace énfasis en la vulnerabilidad y se ignora la autonomía de las y los adultos mayores.

Atiéndelos

Es importante considerar que nuestras y nuestros adultos mayores durante este aislamiento social también pueden sentirse preocupados, ansiosos, enojados, angustiados, estresados, preocupados e inseguros.

La convivencia con ellos y ellas es una herramienta de ayuda; en ocasiones, basta con preguntarles de manera cotidiana cómo se encuentran, cómo se sienten, y sobre todo, escucharlos.

Cuando sabemos cómo se sienten y qué les ocurre podemos brindarles ayuda con actividades sencillas como cambios en la rutina, brindarles tiempo y espacio para su distracción y diversión, ejemplo la costura, lectura, cine o lo que sea de su interés.

Si son personas con enfermedades crónicas, no olvides acompañarlas en mantener su dieta y si requieren de medicamentos estar atentos para suministrárselos, ya que la correcta adherencia a las estrategias ayudará a evitar la predisposición y vulnerabilidad ante el Covid-19.

Es de suma relevancia motivarlos a realizar ejercicio de manera regular, el mantenimiento de una adecuada actividad física en la población mayor es crucial en su situación funcional y evita efectos negativos en términos de inactividad física, deterioro cognitivo, soledad, fragilidad, por mencionar algunos.

Las intervenciones preventivas y de rehabilitación que engloben actividades o estimulación cognitiva, así como las medidas emergentes de prescripción social para la soledad o afectación del estado emocional, influirán positivamente en nuestras estrategias de afrontamiento.

De igual manera, es necesario que las y los apoyes con información sobre lo que ocurre en torno a la crisis sanitaria de manera clara y sencilla, apoyándote de medios oficiales de información, así como compartiendo las medidas de prevención que deben tener en cuenta para su protección.

Es importante ser paciente y no generar pánico, ya que puede resultar difícil controlar la preocupación y los pensamientos intrusivos sobre la enfermedad.

No olvides que ahora los podemos mantener en contacto con toda la familia mediante el uso de aplicaciones web y el celular.

En esta temporada de aislamiento, tenemos la oportunidad de generar nuevas formas de convivencia con las y los adultos mayores; esta pandemia pone en primera línea el compromiso en el cuidado de los demás y demostrar que el distanciamiento no es impedimento para demostrar apoyo, pertenencia y aprecio como parte fundamental de bienestar emocional para este segmento de la población.

Generar relaciones intergeneracionales y de carácter social que involucran, principalmente, a la familia más cercana invita a priorizar la comunicación y procura que las personas mayores se sientan acompañadas. La salud de las personas mayores es deber de todos.

Lydia López Pontigo

Es doctora en ciencias de la educación por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Realizó una estancia académica con la Westfälische Wilhelms-Universität Münster en Münster, Alemania. Ha colaborado en diferentes proyectos de investigación y cuenta con publicaciones nacionales e internacionales relacionadas con temas sobre educación para la salud y calidad de vida. Actualmente, es coordinadora de posgrado en el Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) y es profesora investigadora en el área académica de gerontología.

Jesús Alberto Vega Rivero

Es licenciado en gerontología por la Universidad Autónoma de Campeche y actualmente es estudiante de la maestría en salud pública por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Cuenta con amplia capacitación especializada, entre otros, con un diplomado en discapacidad y envejecimiento activo con soportes tecnológicos por la Universidad Complutense de Madrid y posee una constancia en administración de medicamentos en la tercera edad por la Asociación Gerontológica Argentina, ambos en modalidad a distancia.

Esos sectores poblacionales son más visibles por su vulnerabilidad y letalidad frente al Covid-19

En esta epidemia hemos observado el desprecio de las sociedades por la vejez Solo se hace énfasis en la fragilidad y se ignora la autonomía de las y los adultos mayores

Durante el aislamiento pueden sentirse: ansiosos, enojados, angustiados, estresados e inseguros La convivencia con ellos y ellas es una herramienta de ayuda

Es de suma relevancia motivarlos a realizar ejercicio de manera regular Es necesario que las y los apoyes con información sobre lo que ocurre en torno a la crisis sanitaria de manera clara y sencilla Es importante ser paciente y no generar pánico

Comentarios