Pachuca.-

Azucena Jiménez Corona, profesora investigadora del área académica de medicina en la Escuela Superior de Huejutla, dependiente de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), durante su doctorado en ciencias biomédicas se interesó por estudiar cómo se forma la calcificación cardiovascular, pero sobre todo, detectar qué partículas participan en ese proceso.

La investigadora descubrió que la proteína osteopontina, la cual juega un papel importante en la mineralización del hueso, también actúa en la calcificación, sea como generador o como inhibidor de la formación y acumulación de minerales en tejidos que ponen en riesgo la salud de las personas, como en arterias y vasos del corazón.

En su tesis doctoral, el objetivo fue estudiar el efecto de inhibición o nucleación que ejerce la proteína osteopontina sobre la hidroxiapatita, un mineral formado por fosfato de calcio cristalino que, por ejemplo, se localiza en el esmalte de los dientes, en el mecanismo de biomineralización vascular o calcificación cardiovascular.

Sus estudios los realizó in vitro, es decir, en un ambiente controlado en laboratorio fuera de un organismo vivo, y en modelo animal, específicamente en conejos.

Las principales conclusiones de su trabajo fueron que la osteopontina es un potente inhibidor del crecimiento de cristales de hidroxiapatita, lo que desencadena la calcificación.

Tras los avances que logró la doctora en ciencias biomédicas durante su doctorado para conocer cómo se forman las calcificaciones cardiovasculares, su siguiente meta es crear un método de diagnóstico más factible, efectivo y altamente específico para la detección de problemas de calcificación cardiovascular en la consulta externa de hospitales en sus diferentes niveles de atención, así como prever los factores que condicionen la calidad de vida a futuro de la población pediátrica.

Su proyecto de investigación se titula “Estudios del efecto que ejerce la osteopontina en la inhibición de la biomineralización cardiovascular en condiciones de estrés oxidativo”, el cual cuenta con recursos del Programa para el desarrollo profesional docente, conocido como Prodep y donde participan otros profesores del área académica de ciencias de la salud de la Escuela Superior de Huejutla, como son Imelda del Carmen Zavaleta, Diana Osorio Montaño, Uriel Badillo y Karen Hernández García, así como 10 estudiantes de medicina y enfermería.

De ellos, Cinthia De la Cruz Hernández, alumna de enfermería, destacó en los encuentros regional y estatal de jóvenes investigadores, al obtener el primer lugar y con ello logró su pase para el Encuentro Nacional de Jóvenes Investigadores, que fue realizado del 8 al 10 de noviembre en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, con su tesis titulada

Estudios de acción rápida para el diagnóstico preventivo de la calcificación cardiovascular en población pediátrica de la Huasteca hidalguense.

Alerta

La obesidad es el socio criminal de la diabetes, afirmó el doctor en historia Jean Meyer en una columna publicada en un diario El Universal, pues con motivo del pasado Día Mundial de la Diabetes, recordó que siete de cada 10 mexicanos adultos sufren el impacto del sobrepeso en su salud. Cuatro de cada 10 adolescentes tiene sobrepeso y obesidad.

En población infantil, como país ocupamos el primer lugar mundial, todo ello basado en estadísticas de la Secretaría de Salud federal

¿Las consecuencias? Hipertensión y diabetes, y en este último, México es el campeón, pues uno de cada 10 mexicanos vive con ella, afirmó Rafael Álvarez Cordero, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Esa situación generó que en el país se declararan dos alertas epidemiológicas, una para sobrepeso y obesidad, y otra para diabetes, las cuales incrementaron en las últimas dos décadas debido al estilo de vida, al consumo de alimentos procesados y altamente calóricos, al sedentarismo y a los altos niveles de estrés.

La diabetes mellitus en México, en 2015, causó la muerte de 98 mil 521 personas, la mayor mortalidad de América Latina, según la Organización Panamericana de la Salud.
Lo más lamentable es que se trata de una muerte lenta, con un alto costo para las personas y para el Estado, pues de cada cinco pacientes con diabetes, dos desarrollan ceguera, otros terminan con insuficiencia renal y calcificación cardiovascular, padecimiento que explicamos en esta edición.

¿Qué es y cuáles son las causas?

En el complejo sistema del cuerpo humano es normal que las sales de calcio se precipiten en tejidos mineralizados, como son huesos o dientes, pero cuando se trata de personas con carga genética de diabetes, aterosclerosis, hipertensión u obesidad, o ya son pacientes diagnosticados con esos síndromes metabólicos, especialmente cuando hay insuficiencia renal, las sales de calcio se depositan en tejidos como el corazón, válvulas cardiacas, arterias y riñones, trayendo como consecuencia lo que se conoce como calcificaciones porque se adhieren a las paredes de los tejidos. Una de las más graves es en el sistema cardiovascular, porque desencadena trombosis e infartos.

Científica invitada

Azucena Jiménez Corona

Nació en Tlaxcala. Estudió la licenciatura en químico farmacobiólogo en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y el doctorado en ciencias biomédicas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante los estudios de doctorado realizó una estancia de investigación en la Universidad de Oxford, en Reino Unido. Después tuvo oportunidad de hacer tres estancias nacionales de investigación posdoctoral en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, en el Instituto de Biotecnología de la UNAM y en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Actualmente es profesora investigadora y coordinadora del grupo de investigación en bioquímica y fisiología cardiovascular del
área de ciencias de la salud, en la Escuela Superior de Huejutla de la UAEH.

Fue miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel candidato; participa en la Sociedad Americana de Biología Vascular y en la Sociedad Americana de Proteínas. Además fue reconocida con el Premio Estatal al Mérito Académico 2010 en Tlaxcala.
Cuenta con cinco publicaciones científicas, tres de ellas publicadas en revistas arbitradas indexadas de impacto internacional y dos artículos de revisión en revistas arbitradas de divulgación.

Comentarios