Estudian relación de magnetismo en suelos con contaminación

884
suelos

Especialistas de la UNAM estudian las propiedades magnéticas de los suelos y su relación con la contaminación ambiental, tema preocupante en el territorio nacional, en particular en la Ciudad de México.

Estudian relación de magnetismo en suelos con contaminaciónEl Laboratorio Universitario de Geofísica Ambiental (LUGA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Morelia, Michoacán, es hoy un referente nacional e internacional en la elaboración de diagnósticos de contaminación de suelos, polvos y plantas por metales pesados en ambientes urbanos, periurbanos y rurales.
Es el primer laboratorio sobre magnetismo edáfico en el país, en el que generan herramientas, técnicas, metodologías y enfoques confiables, rápidos y de bajo costo para la evaluación eficaz de problemas derivados de la contaminación.
El responsable del LUGA Francisco Bautista, junto con el encargado del Laboratorio Interinstitucional de Magnetismo Natural (Limna) Avto Gogichaishvili, indicó que en la actualidad incursionan en un nuevo campo de estudio en el país: el magnetismo edáfico, cuyo propósito es analizar suelos, polvos y plantas urbanas.

Esto nos permite mejorar la clasificación de suelos, hacer estudios de erosión y manejo, por ejemplo. Pero donde centramos nuestros esfuerzos es en el análisis de las propiedades magnéticas de los suelos y su relación con la contaminación ambiental, tema preocupante en nuestro territorio, en particular en la Ciudad de México

, apuntó el especialista.
Con esos análisis, dijo, se determina la contaminación del medio ambiente que no se ve, pero con la que hay contacto a diario.

En esta urbe se habla mucho del ozono y contaminación visible, pero no de los metales pesados que están a ras del suelo, en el polvo urbano y en las plantas, y que son los que afectan la salud de la población

, resaltó.

La contaminación que observada en la atmósfera cae al suelo con la lluvia o el viento; eso nos da la sensación de que el ambiente está limpio, pero no es así, pues los contaminantes van al suelo y de esa manera también estamos en contacto con las partículas por medio de la piel o corremos el riesgo de ingerirlas vía aparato respiratorio y digestivo

, alertó.

Comentarios