Estudiar en el extranjero, decisión trascendental

1323
extranjero
La experiencia de vivir en otra sociedad cambia dramáticamente nuestra visión del mundo

Nuzmithe Escamilla García
Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil

Estudiar en el extranjero es una de las decisiones más trascendentales que se pueden tomar, al vivir una experiencia internacional se adquiere una visión y perspectiva diferente del mundo. Haber estudiado en una de las mejores escuelas de Brasil es una gran experiencia de vida, pues más allá de impulsar mi desarrollo académico, profesional y cultural, también ha marcado una pauta en mi desarrollo personal.
Dadas las demandas actuales de un mundo globalizado es vital contar con una formación integral, es por ello que la experiencia internacional es cada vez más valorada en el sector laboral. Estudiar fuera del país fue un gran reto para mí, pero al final los resultados han sido muy gratos, por ello recomiendo a la comunidad estudiantil que tome la decisión de impulsar su carrera personal y profesional bajo esta modalidad.
A lo largo de mi estancia adquirí conocimientos culturales, pedagógicos y educativos, asimismo aprendí un idioma diferente.
Tuve la oportunidad de asistir a clases de ballet clásico con la compañía de danza profesional del Palacio de las Artes de la ciudad de Belo Horizonte, Minas Gerais; también pude estar en clases impartidas por una de las mejores maestras de Brasil.
Durante mi movilidad asistí a clases de la que actualmente es la mejor compañía de danza contemporánea en el país: Grupo Corpo, quienes tuvieron participación en el cierre de los Juegos Olímpicos Brasil 2016. También realicé visitas a museos de arte contemporáneo y botánico del mundo, al conjunto arquitectónico de Pampulha, nombrado patrimonio cultural de la humanidad en 2016.
La experiencia de vivir en otra sociedad cambia dramáticamente nuestra visión del mundo. Posiblemente este intercambio ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida universitaria, en especial por el crecimiento personal que implicó, es decir, el hecho de conocer otras personas, formas de vida, sistemas políticos y culturales, sin dejar de lado la importancia de la profundización de mi formación académica. En lo personal una gran experiencia que implicó madurez e independencia, me hizo vivir cosas por las que nunca antes había pasado y, sobre todo, fue un enorme reto hacerle frente a lo que conllevaba este cambio. Hice amigos y contactos profesionales, aprendí a valorar lo que se tiene y a salir adelante en cuestiones adversarias donde solo se cuenta con uno mismo.
El idioma dichosamente no fue una gran barrera, y aunque hubo profesores que hablaban muy rápido y poco claro, siempre tuvieron la paciencia para regresarse o ir más despacio. El cambio en la alimentación no fue tan brusco, ya que en Brasil llevan una dieta balanceada de arroz, frijoles, ensalada, pollo y carne. Haber vivido en Brasil fue maravilloso; en especial por haber radicado a 45 minutos de Belo Horizonte.
Si bien uno de mis principales propósitos al entrar a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo era realizar una estancia académica en otro país, al haberla concluido hoy en día me doy cuenta de que mis expectativas iniciales se quedaron cortas, después de haber disfrutado cada segundo que transcurrió a lo largo de esa travesía.
Cada momento, cada decisión, cada situación de pánico, confusión o de alegría forjaron aquellos conocimientos, habilidades y aptitudes que hoy conforman a la persona que soy: más independiente, autodidacta y con mayor confianza en mí misma.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios