Estudiar en República Checa

891
TESTIMONIO

JOSÉ ALBERTO RAMÍREZ NERI
Licenciatura en derecho, ICSHu
Masaryk University, República Checa

Desde hace muchos años tenía en mi cabeza la idea de poder viajar y descubrir
el mundo, explorarlo como
los antiguos navegantes
o los viejos exploradores en busca de aventuras y nuevas experiencias, llenas de emociones, comidas, personas y culturas nuevas que llevaran más allá mi pensamiento y que rompieran esos paradigmas sociales a los que nos ata
la ignorancia.
Por fin, el momento llegó, esa oportunidad magnífica de poder ver hecho realidad mi sueño. Mi cabeza estaba llena de grandes expectativas y sueños, con un conflicto mental entre no saber si sentirme nostálgico por abandonar mi país y
mi familia por unos meses o
estar extasiado por todo lo
que me esperaría.
Llegué al aeropuerto lleno de emoción y júbilo; al borde de casi un estallido de impulso empecé a atravesar esas puertas del aeropuerto que me llevarían a mi destino. Llegué a Madrid, mi primera parada y lugar fuera de México que visité, pude darme cuenta que la gente era un poco diferente al igual que todo lo que se encontraba a mi alrededor, sin importar que habláramos el mismo idioma pude sentir ese ambiente un poco inusual a lo que estaba acostumbrado. Mi segunda parada fue la ciudad (mi nuevo hogar) donde pase 12 maravillosos meses.
Dos chicas (Ivana y Mirka) voluntarias de un programa de la universidad llegaron por mí para acompañarme y ayudarme en lo que fuera posible, llegamos a mi dormitorio y empecé a desempacar; poco a poco fui notando que con cada paso que di mis expectativas iban siendo superadas por las personas y los lugares que fui viendo.
Pasado un tiempo me di cuenta que me fui enamorando más y más de ese lugar maravilloso, las personas que conozco fueron convirtiéndose en mi familia y los amigos hechos ahí, hermanos de otra madre.
Con el paso de cada día fui rompiendo con mis miedos y creando una mejor versión de mí, fui siendo más amable y más abierto a nuevas cosas (que de por sí ya lo era), descubrí nuevas partes de mi ser que antes no sabía que las tenía y me asombré de lo maravilloso que puede ser el mundo si te atreves a descubrirlo sin tener una idea cerrada y preconcebida de las cosas.
Aquella chica que algún día solo fue mi amiga y que me recibió (Mirka) ahora se volvió mi acompañante de aventuras, ayudándome de igual manera a descubrir nuevos lugares, a crecer un poco más; mis compañeros de escuela, amigos y profesores me fueron quitando la venda que tuve en mis ojos, me mostraron algo maravilloso e inimaginable.
En conclusión, podría definir que mis primeros seis meses fueron algo inigualable, lleno de aventuras e historias que me enseñaron a ser más responsable, atento y humilde ante las situaciones que se me presentaron, dar una mano cuando alguien lo necesite, a no tener ideas preconcebidas de las personas y de las cosas, de los lugares y momentos.
Mi primer semestre me definió y modificó mi forma de ver el mundo a tal grado de querer extender mi estadía un semestre más. Por lo que a mí refiere, mi primer semestre fue el inicio de una nueva vida llenada de oportunidades, donde la amistad, las ganas de crecer como persona, las ganas de innovar y de amar no tienen límite.

“Pasado un tiempo me di cuenta que me fui enamorando más y más de ese lugar maravilloso, las personas que conozco fueron convirtiéndose en mi familia y los amigos hechos ahí, hermanos de otra madre”

Rating: 4.0. From 2 votes.
Please wait...

Comentarios