EU está inundado por sus estratosféricas “deudas al consumo”: adeudos hipotecarios, deuda estudiantil y casi un millón de millones de dolares en tarjetas de crédito.

Las “deudas de los hogares (household debt)” representan mayormente “empréstitos para comprar casas o para refinanciar las hipotecas existentes”, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Mientras que la economía china está basada en el ahorro, la de EU exhibe una adicción al consumismo que representa alrededor del 80 por ciento de su PIB.

En forma ominosa, la “deuda de los hogares” alcanzó 14.15 millones de millones de dólares –11.6 veces más que el PIB nominal de México– al último trimestre de 2019 y es mucho mayor al anterior pico de 12.68 millones de millones de dólares del tercer trimestre del 2008: previo a la debacle financierista de Lehman Brothers.

¿Cuál será el límite de la deuda colosal de EU?

El mayor componente de la “deuda del hogar” lo constituyen las hipotecas por 9.56 millones de millones de dólares (67.56 por ciento),y el restante está constituido por una variedad de adeudos: empréstitos de automóviles –que alcanzaron 1.33 millones de millones de dólares–, tarjetas de crédito y adeudos estudiantiles.

Wilbert Van Der Klaauw, vicepresidente del Sistema de la Reserva Federal (FED) de Nueva York, comentó que los “orígenes hipotecarios que incluyen los refinanciamientos se incrementaron en forma significativa”, así como los empréstitos para adquirir automóviles. Agregó que “desde 2016, notablemente entre los prestatarios más jóvenes” existe un fuerte número de “transacciones morosas” de los tarjetahabientes.

La morosidad –atraso de 90 o más días– de los millennials es casi el doble (9.36 por ciento) que el restante de los prestatarios (5.32 por ciento), lo cual exhibe un problema del sector de las tarjetas de crédito.

Wilbert Van Der Klaauw comentó que “los incrementos en la tasa de morosidad de las tarjetas de crédito” exhibe una de dos cosas: “a algunas partes de la población no les está yendo tan bien o es solo el resultado de parámetros más relajados de los empréstitos”.

El adeudo en tarjetas de crédito alcanzó 930 mil millones, mientras la proporción de “morosidad grave” incrementó entre los millennials.

Los economistas de la FED juzgan que la “re-clasificación de adeudos de algunas tarjetas de consumo de los almacenes como deudas de tarjetas de crédito, en lugar de una deuda de consumo sin tarjetas de crédito, explica parcialmente el incremento”.

Yuka Hayashi (YH) del Wall Street Journal –gran aliado de Trump– considera que ello es debido a que “los estadunidenses gastaron en forma agresiva (sic) en el contexto de una economía vigorosa y un robusto mercado laboral” cuando “el mes de enero agregó 225 mil empleos y la tasa de desempleo fue de 3.6 por ciento”, mientras que los salarios incrementaron 3.1 por ciento.

YH exulta y exculpa que “el incremento en los balances de las tarjetas de crédito forma parte de la expansión continua del crédito al consumo visto en años recientes, que inició con el crecimiento de la deuda estudiantil y de los automóviles y que luego se trasladó a la deuda de hipotecas y de las tarjetas de crédito” cuando “la economía se encuentra en su onceavo año de expansión y el desempleo se encuentra casi a sus niveles más bajos de hace 50 años”.

Sin duda, todo ello abona para un escenario de reelección de Trump, de 73 años, quien espera la nominación de su contrincante del Partido Demócrata cuando el establishment ha empezado a mover la carta del multimillonario israelí-estadunidense Mike Bloomberg, de 78 años y con una fortuna de casi 62 mil millones de dólares quien pudiera ser acompañado por Hillary Clinton como candidata a la vice-presidencia.

¿Comprará Bloomberg la nominación con el fin de impedir el ascenso irresistible de Bernie Sanders, admirable judío progresista de 78 años que veneran los millennials y cuyo “socialismo” perturba a la omnipotente triada de Wall Street/Silicon Valley/Pentágono?

http://alfredojalife.com
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Comentarios