AGENCIA REFORMA
Brumadinho.- Brasil continúa en vilo en medio de una de sus peores tragedias mineras, que ha dejado por el momento 58 muertos, 305 desaparecidos y un rastro de destrucción en la localidad Minas Gerais.

El riesgo inminente de que una segunda represa de la minera Vale se rompiera y provocara una nueva catástrofe obligó el sábado a paralizar las búsquedas durante gran parte del día y a evacuar a cerca de 2 mil 500 personas, aunque la mayoría fueron autorizadas para regresar a sus hogares al final del día.

Los vecinos de la parte baja de la ciudad llegaron a ser evacuados y con ellos la impotencia y el miedo ante el derrumbe de la segunda represa, en la que la minera realizó el drenaje y consiguió reducir la presión del agua.

Con la disminución del riesgo de un nuevo colapso, los equipos de rescate retomaron las labores de búsquedas, con la esperanza de poder hallar a más supervivientes 48 horas después de que ocurriera el desastre que acabó con Brumadinho, según declaró el alcalde de esa localidad, Avimar de Melo.

“Es el momento más triste que Brumadinho ya vivió hasta hoy”, dijo.

Las labores de rescate se prolongaron hasta la madrugada de ayer, ya que los bomberos encontraron otro autobús con posibles muertos próximo a un área administrativa del complejo minero donde ocurrió la tragedia.

Comentarios