En nuestro país existen desafíos pendientes en cuanto a cobertura e infraestructura para desarrollar investigación en la provincia mexicana, y en general en lo referente al financiamiento de la educación superior, y no obstante a los muchos avatares, la universidad es algo de lo que podemos sentirnos orgullosos los mexicanos. En Hidalgo, nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), se encuentra entre las 50 mejores según el primer ranking de universidades latinoamericanas elaborado por la publicación británica Times Higher Education (THE), que ubicó a la UAEH en el lugar 47 de las 50 mejores instituciones de educación superior de América Latina.
Pero, existe una dicotomía porque el posicionamiento internacional de nuestras mejores universidades se debe en muchos casos a esfuerzos individuales de las propias escuelas, esfuerzo constructivo que contrasta fuertemente con la política de “exitismo” con problemas como los que mencionó el bien recordado científico, y quien fuera Premio Nacional de Ciencia y Tecnología, Carlos Beyer Flores, quien realizó sus consideraciones sobre cómo se lleva la política científica en nuestro país y advirtió “sobre los peligros del exitismo…y que se requieren estrategias innovadoras y diferentes a las utilizadas desde hace unas décadas… ¿Por qué una política aparentemente irreprochable no ha tenido los efectos deseados? Todo esto apunta a que, la acción prioritaria de la política científica mexicana debe ser la formación de recursos humanos para la investigación…. y la propuesta para el desarrollo de la investigación en provincia es preferible por sus resultados sociales concretos”. En efecto, es necesario invertir fuertemente para formar recursos humanos de calidad y se deben impulsar los cambios para fortalecer la educación de provincia para resolver sus propias necesidades y problemáticas con sus universidades, porque es necesario dejar de trasplantar ideas y necesidades que no estén de acuerdo a la realidad de cada estado, porque se corre el riesgo de la importación de “exitismo” que solo beneficia a unos cuantos y no a la población en general, porque las ideas podrán ser muy buenas, pero cada estado tienen su propias necesidades.
El estatus de excelencia académica que en la actualidad goza la UAEH, no es casual, se debe a un trabajo bien dirigido, permanente y coordinado, que proporciona la madurez de la experiencia. Todo ese enorme trabajo de toda la comunidad universitaria, se desprende de la visión y planeación estratégica de sus autoridades y rectores como en el momento actual el doctor Humberto Veras Godoy y otros rectores quienes, a través de sus historia, han fortalecido a nuestra alma mater y de manera particular las autoridades universitarias lideradas por el entonces rector Gerardo Sosa Castelán, quien tuvo la facultad de organizar, planificar y estructurar proyectos muy ambiciosos que fueron financiados con recursos propios, estatales y federales. ¡Enhorabuena! a la sociedad hidalguense y a la comunidad universitaria por tan relevante logro de ubicarse como una de las mejores instituciones de educación superior de América Latina.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorDarán concierto de rock en casa de las y los adolescentes
Artículo siguienteNada más que ladrones

Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.